Artículos‎ > ‎

CANCILLERÍA “EL RESORTE” Por Luis Nieto

publicado a la‎(s)‎ 6 jul. 2012 11:33 por Semanario Voces
 

Si lo de transformar la legalización y venta de marihuana en política exterior de nuestro país, en franco contraste con la política anti tabaco que impuso el ex Presidente Vázquez, con la imagen de un Uruguay Natural que se intenta difundir, y con el prestigio deportivo que nos trajo la Selección, es una decisión de alto riesgo, nuestro alineamiento con los grandes del Mercosur para poner en penitencia al Paraguay no lo es menos.

Hasta ciñéndose a la letra fría de la Constitución el Parlamento paraguayo no debió haber hecho esa payasada de juicio, porque los votos para la destitución los tenía, el Parlamento contaba con un margen de tiempo como para cumplir con las mínimas formalidades de un juicio político. El apuro en destituirlo, quizás valorando que la presión internacional durante el juicio sería muy difícil de administrar, al final jugó en contra del Parlamento paraguayo. Pero también en contra del Mercosur. Lugo sabía que lo iban a destituir, hasta podía haberse negado al juicio político, obligando a los partidos Colorado y Liberal Radical Auténtico a dar el golpe, o, al menos, a instalar una crisis política de resultado incierto, pero aceptó las condiciones de un juicio exprés. A trece meses de las próximas elecciones no resulta consistente que, un Presidente sin parlamentarios ni partido político pueda ser una amenaza para ese 2% que posee el 80% de la tierra aprovechable. Aquí hay algunas piezas que no encajan en el bolillero, y la Cancillería debería estar al tanto, con mucho más propiedad que la opinión pública internacional.

Se ha insinuado que durante el copamiento de la estancia Morumbí varios francotiradores fueron los responsables de la muerte de los policías. El intendente del municipio de Curuguaty, que había participado del apoyo a los campesinos, proporcionándoles comestibles y yerba mate, asegura que le llegaron denuncias de que un grupo guerrillero se movía últimamente en la región. En marzo de 2008 nacía el Ejército del Pueblo Paraguayo, de orientación marxista leninista, que reivindica al Dr. Francia y al Mariscal López. Esta guerrilla ha estado operando sistemáticamente, y la última acción reivindicada por ella se produjo pocos días atrás, el 27 de junio, cuando ejecutó a un capataz brasileño en el departamento de Concepción. El abogado Luis Fleitas, vecino de Cuaruguaty, asegura que un grupo de ocho personas estuvo en el campamento de los sin tierra dando cursos de tiro, y que el día del enfrentamiento, tan pronto la policía retomó la ofensiva, desapareció de la zona. Con un saldo de 6 policías y 11 campesinos muertos, la acción de desalojo de la estancia Morumbí fue el punto final a una presidencia que no había podido derrotar a la guerrilla, y tampoco inició el reparto de tierras que había prometido en su campaña electoral.

La guerrilla del Ejército del Pueblo Paraguayo tiene su origen en la década del noventa, pero inicia sus operaciones, y adquiere el nombre en 2008, el mismo año en que Lugo accede a la Presidencia. No hay ninguna vinculación entre ellos, por el contrario, Lugo está señalado por los guerrilleros como un capataz del capital extranjero. La democracia tenía una cuña de madera dura entre sus débiles instituciones. La concentración de las tierras fértiles en pocas manos tiene origen en cómo quedó Paraguay tras la guerra de la Triple Alianza, donde el gobierno emergente tuvo, incluso, que vender tierras para solventar los gastos del Estado. La dictadura de Stroessner sólo acentuó esta situación, emitiendo títulos de propiedad entre sus seguidores. El territorio paraguayo tiene 410.000 Kms2, y existen títulos de propiedad por un total de 530.000 Kms2. Un Presidente sin votos propios ni partido; un país que de ser el más próspero y culto de América transformaron en un enorme cementerio tras la invasión de Brasil, Argentina y Uruguay; unas instituciones que apenas tienen unos pocos años de existencia; una situación económica totalmente determinada por Argentina y Brasil, que lo mantienen con una balanza comercial deficitaria… A ese país, pariente del Uruguay en el ninguneo por parte de los socios mayores, ahora se lo deja más a la deriva de lo que estaba, y con una guerrilla que encontró de rebote un gobierno al que varios países de la región caracterizan de golpista. Uruguay, aparentemente, no creyó conveniente proponer un compás de espera mientras se buscaba una salida más acorde con sus responsabilidades históricas. Conviene siempre recordar que la guerra de la Triple Alianza, que diezmó al Paraguay, se inició como represalia por haber acudido en ayuda de nuestro país, que en aquel momento (1864) había sido invadido por el Brasil.

Tendremos que sumarnos a un discurso que, sin lugar a dudas, la izquierda uruguaya no comparte. María Alejandra Díaz, delegada venezolana ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos, acaba de declarar en un foro, en Caracas, que “el modelo de democracia que defiende la OEA es la democracia representativa, burguesa y liberal, una visión que se quedó corta con la realidad mundial y que hace cortocircuito con los modelos de democracia participativa planteados por el presidente Hugo Chávez y, más recientemente, por sus homólogos en Latinoamérica.” Este será nuestro socio en el Mercosur, en sustitución del Paraguay.

El “hermano” de Hugo Chávez, Presidente de Irán, acaba de finalizar otra gira por Sudamérica. Esta vez incluyó a Brasil, Bolivia y, cómo no, Venezuela. Irán mantiene una representación diplomática de 145 personas, más que todo el cuerpo diplomático acreditado en La Paz. En su pasaje por Bolivia, firmó un acuerdo de cooperación militar con el Presidente Morales, y pocos días antes había estado en ese país, vecino del Paraguay, el ministro de Defensa, Ahmad Vahidi, a inaugurar la Escuela de Defensa Alternativa Bolivariana para las Américas. Vahidi está requerido internacionalmente por su vinculación con los atentados en Buenos Aires a la embajada de Israel y la AMIA, en los que murieron 115 personas.

Con Venezuela en el Mercosur, el gobierno de Uruguay va a tener que expedirse con respecto al TLC ya propuesto por China ante el bloque regional. Chávez y Cuba mantienen excelentes relaciones comerciales y políticas con ese país. Argentina firma cualquier papel que le asegure alguna financiación. Brasil ya es socio de China en el bloque de los BRICS, por tanto tenemos, a corto plazo, una decisión que va a marcar el futuro de nuestro país como pocas cosas a lo largo de su historia.

Demasiado armamento se está acumulando en la región. Brasil ha invertido treinta y seis mil millones de dólares, y Venezuela no se queda atrás. Anuncia que comenzará a fabricar drones (aviones no tripulados) en sociedad con Irán. Junto a la democracia en Paraguay apareció un foco guerrillero que se autodefine como marxista leninista. Cuba se retira de Asunción horrorizada porque el actual gobierno paraguayo no ha sido elegido en las urnas… Todo hace presagiar momentos difíciles. ¿Con qué fuerzas Uruguay podrá imponer alguna condición si por menos de nada se vio envuelto en este denigrante episodio, nada menos que contra Paraguay?

¿Qué le dice de todo esto el Canciller al Presidente Mujica antes que éste tome sus decisiones?

Comments