Artículos‎ > ‎

CONGRESO DEL FRENTE AMPLIO LA POLÍTICA DEL AVESTRUZ Por Alfredo García

publicado a la‎(s)‎ 27 nov. 2013 12:47 por Semanario Voces
 

El pasado fin de semana culminó el VI Congreso del Frente Amplio Hugo Cores, en un Palacio Peñarol a medio llenar. Quizás por el calor, por el clásico, por la escasa  difusión o el poco interés que despierta entre los frenteamplistas esta instancia, que se supone es la máxima autoridad del conglomerado de izquierda.

 

Paredes de cristal ahumado

En los días previos fueron llegando a nuestra casilla de correos comunicados oficiales del Frente Amplio sobre las características del Congreso y nos parece interesante reproducirlos como una muestra de la miopía imperante en la estructura de la izquierda uruguaya.  El primero que nos llamó la atención fue el siguiente.

Comunicado del FA jueves 21/11/2013 07:07 p.m El sábado 23 y domingo 24 de noviembre se desarrollará el Congreso, del cual "saldrá el próximo Presidente/a de la República y las Bases Programáticas orientadas a construir una sociedad más justa, más libre, más democrática y más igualitaria".El Congreso es cerrado. Sin embargo, se permitirá a camarógrafos y fotógrafos tomar imágenes durante la jornada. El domingo 24, el cierre (se estima que será a las 14.30 h.) será abierto y se transmitirá en vivo por www.frenteampliotv.com 

 

Las protestas en las redes sociales no se hicieron esperar y  diecinueve horas después llega un nuevo comunicado que modifica las reglas anteriores y se habilita el ingreso desde el sábado al “cuarto poder” con el siguiente comunicado:

Comunicado del FA viernes 22/11/2013 02:04p.m.           Acreditaciones a la prensa. La instancia de las Plenarias, tanto el sábado a partir de las 18 h., como la jornada del domingo serán abiertas a los medios de comunicación. Las acreditaciones serán en el Palacio Peñarol, entrando por la puerta de la calle Minas.

 

Más tarde un nuevo mensaje informa que será abierto para los frenteamplistas pero no es una convocatoria ni un llamado sino un mero trámite. Todo parece indicar que la discusión del programa y los precandidatos es algo que compete o interesa solo a los “elegidos” ya sean dirigentes o militantes de comités de base de la fuerza política que gobierna nuestro país y tuvo más de un millón de votos en el 2009.

 

Un largo y tortuoso camino

El pasado 19 de marzo comenzaron a funcionar las unidades temáticas de la Comisión de Programa del FA que, desde tiempos inmemoriales, es presidida por Héctor Lescano. Poco se supo del proceso de elaboración salvo cuando el economista Jorge Notaro decide retirarse porque le cuestionaron que hiciera público algunas discrepancias en la unidad que tocaba el tema económico. Aparte de eso, para el hombre de la calle, la Comisión de Programa es un enorme agujero negro. Dicen los dirigentes, que participaron ochocientas personas.  Quiénes son y cómo llegaron ahí es una gran incógnita. Pero suponemos que habrán tenido en cuenta para sus propuestas la experiencia y el conocimiento que muchos compañeros frentistas adquirieron en el ejercicio del gobierno. Sería lo lógico, ¿no? La cuestión es que las bases programáticas elaboradas fueron aprobadas en general por el Plenario Nacional el 21 de setiembre de 2013 y luego enviadas para su discusión en los comités de base. Allí es donde se eligen los delegados que solo con ser adherentes mayores de dieciséis años, con cotización al día y haber participado en por lo menos dos discusiones de los documentos pueden participar en la máxima instancia de decisión del Frente.

Flaca representación

Se manejaron muchas cifras y es difícil acordar cual fue el número verdadero de delegados participantes. Lo que se sabe a ciencia cierta es que los ciento setenta y siete miembros del Plenario tenían derecho a concurrir al Congreso y damos por descontado que así fue. Entonces tomamos como cifra creíble como máxima participación el número que se expresó en la votación de los precandidatos, punto alto de la jornada, si lo hubo, y fue de mil doscientos diecinueve votos. Si le restamos los integrantes del Plenario llegamos a la conclusión de que el mayor número de delegados de base fue de mil cuarenta y dos. La aritmética frentista marca que para elegir delegados el comité debe de tener un mínimo de 20 asambleístas diferentes en Montevideo y Canelones y 15 en el Interior y Exterior. Y que se elegirá un delegado cada cuatro asambleístas. Lo que nos da aproximadamente que se reunieron 208 comités con un total de 4160 frentistas suponiendo que cada uno juntó al menos 20 personas. O sea que poco más de cuatro mil personas son los que definen el programa que el futuro gobierno del Uruguay llevará adelante. Poca gente, pensando en el millón de votantes frenteamplistas. No vamos a entrar en las conjeturas de cuántos de los delegados son independientes o pertenecen a uno u otro sector porque es especular con cifras muy grises e inseguras. Pero el peso del partido Comunista y del MPP  sin duda es muy importante.

 

La participación como falacia

Seis comisiones, mil y pico de personas, doce horas de discusión. Mucho debate, muchas propuestas y desencuentros importantes en aspectos claves: economía, educación y relaciones internacionales. Se tensa la cuerda, hay delegados incontrolables por los grupos y otra vez de nuevo, se termina negociando entre cuatro paredes por delegados de los grupos mayoritarios. No se puede embretar al líder con políticas públicas prefijadas, porcentajes presupuestales o  mandatos de política exterior.

Domingo de mañana se retoma la sesión plenaria que había quedado sin cuórum en la noche del sábado. El cronograma se extiende mucho más allá del programado cierre a las catorce y treinta, caras largas de hinchas que se pierden el clásico de fútbol.

Alguno temas fueron las perlas que marcaron la correlación de fuerzas al interior del Frente y de los grupos. La moción de fijar como piso el 6% de presupuesto para la educación no tuvo andamiento y el subsecretario de Educación, para que su partido no quede totalmente derrotado, argumenta reconsideración de la votación proponiendoque se vote la otra moción que dice de tender hacia el 6%. Aprobado.

La barrera de los dos tercios para imponer cambios al programa es casi una muralla china que impide cualquier modificación a lo que ya estaba votado por el Plenario. Y todos los intentos de “giro a la izquierda” o nuevos modelos económicos rebotan. Mucho ruido y pocas nueces.

 

El caballo del comisario

Se acerca el momento culminante de votar las precandidaturas, ya el clásico había terminado con el triunfo de Peñarol, y las pasiones marcan otra válvula de escape. Se propone que los delegados puedan votar a los dos candidatos y la moción es rechazada por seiscientos y fracción contra cuatrocientos y pico de votos. Se quiere marcar la cancha, una cosa es el apoyo a  “el candidato” y otra el permiso para competir a “la intrusa”. Dos secretarios generales fueron los que argumentaron: Pardiñas, por los socialistas y Anzalone por el PVP. Luego viene la fundamentación por cada uno de los precandidatos. Paradójicamente es Juan Castillo el que defiende a Tabaré, hecho que parece indicar la necesidad del disciplinamiento  interno del PCU,  pues muchos delegados comunistas no están entusiasmados con llevar al expresidente como candidato. El resultado es conocido: Vázquez 820, Moreira 287 y 112 abstenciones. Vienen los discursos, lentamente se va vaciando el palacio Peñarol, y el frio apretón de manos que Tabaré le da a Constanza cuando  ella termina de hablar, muestra que la camaradería no será la tónica que prevalezca en la campaña hacia las internas.

Siendo las nueve de la noche nos vamos caminando hacia dieciocho reflexionando sobre la escasa participación y entusiasmo que despierta este Congreso que,se puede afirmar sin temor a equivocarse, eligió al futuro presidente uruguayo. Una maratón de Nike, una marcha de mujeres de negro, incluso un acto de proclamación de Pedro en ese mismo escenario, tuvieron muchísima más convocatoria. Anda alicaída la mística frentista. O será que como dicen los que saben: la vida está en otra parte.  

 

 

 

Comments