Artículos‎ > ‎

Contextualizando a Guasco Por Ignacio De Posadas

publicado a la‎(s)‎ 4 mar. 2011 14:00 por Semanario Voces   [ actualizado el 6 mar. 2011 14:50 ]


Fue el señor que propuso cerrar las escuelas y liceos por un año. “Como se hizo en China”, dijo.
 ¿Recuerdan? Después, cuando se armó bruto catereté, afirmó que habían descontextualizado sus palabras.

 Y capaz que sí: si uno contextualiza (correctamente) el pensamiento de este jerarca de la educación pública uruguaya (elevado a su jerarquía  por el voto de los educadores de nuestros  niños  y jóvenes), puede concluir que no estaba del todo errado.

En dos cosas:

1.  Que cualquier intento serio de enfrentar los problemas de fondo, que han liquidado virtualmente a nuestra educación pública (aquella que pagamos todos nosotros), implicará un cierre masivo de un año (por lo menos).

2.  Que, tal cual (horriblemente mal) están las cosas,  la única forma de solucionarlas probablemente sea la empleada por el régimen chino cuando enfrenta problemas muy serios.

En el contexto de la realidad uruguaya, Guasco, dio en el clavo.

Sin saberlo, claro.

Porque jamás reconocerá que una de las mayores trabas para revertir el proceso de decadencia y fracaso de la enseñaza pública está en el control absoluto que sobre él tiene el corporativismo, docente y no docente.

Tardíamente, porque fue la izquierda quien empujó el chancho en la bajada, comienzan a aparecer voces desde el gobierno, tímidas y esporádicas, señalando que no puede haber esperanzas de cambio en la realidad actual.  Lo que todavía no se animan a reconocer es que nada se obtendrá con pujos escenográficos puntuales, como la reunión de los ministros con los consejeros. Lo mejor que se puede decir del evento es que no desembocó en una merienda… cómo aquella otra cuya tipificación (exacta), provocó algunos rasgados de vestiduras farisaicos. Pero servir, ¿lo que se dice servir? Para nada.

Hace demasiados años que la educación pública uruguaya no existe para formar alumnos. Su cultura y sus objetivos responden a otros objetivos: preservar los intereses de los Funcionarios Públicos que la pueblan.  O, si queremos una descripción más precisa: de aquellos Funcionarios Públicos que forman parte de las roscas sindicales.

Por eso que el camino chino, apuntado por el Sr. Guasco, va a terminar siendo la única opción.  Quizás el Sr. Guasco leyó a Deng Xiao Pin y aprendió cómo hizo este señor para quebrar al establishment chino, abroquelado atrás de una ideología perimida y un corporativismo paralizante. No  fue con reuniones   y exhortaciones. Usaron otros métodos y herramientas.

Lo cual  va a producir por lo menos un año de escuelas y liceos cerrados, por huelga de los docentes y administrativos.

Premonitorio ese Sr. Guasco.

Porque, créanme, es lo que terminará ocurriendo.

No probablemente bajo este gobierno, al cual no le veo el coraje para pasar del shock, por haberse desayunado de la realidad, a la decisión de encararla.  Pero el siguiente no podrá ofuscar ni eludir el tema

Capaz que, como ocurre tantas veces, no será la izquierda quien deba pagar los (sus) platos rotos.                                                      

    



Comments