Artículos‎ > ‎

EL PROYECTO TUPAMARO Por Miguel Manzi

publicado a la‎(s)‎ 11 may. 2013 10:52 por Semanario Voces
 

 

 

En la edición de “Voces” No. 382 del pasado jueves 25 de abril, se publicó una extensa colaboración de Jorge Zabalza, bajo el colgado “En memoria de Raúl Sendic” y el título “Sueños Herejes”. Hay abundantísima bibliografía sobre el proyecto tupamaro, sobre Jorge Zabalza, y de Jorge Zabalza. La columna de “Voces”, empero, por su naturaleza periodística, tiene el mérito de la actualidad y de la brevedad. Cuando leo estas cosas se me revuelven las tripas (descuento que a Zabalza le pasará lo mismo cuando lee literatura “burguesa”). En mi caso, saltan todas las alarmas de “LIBERTAD EN PELIGRO”. Es inmediato, intuitivo, instintivo.

 

Leo ciertos párrafos y se me presenta con evidencia apodíctica la tiranía, la dictadura, la opresión, la intolerancia, el gulag, los presos de conciencia, los fusilados, los categorizados, los milicos, los nazis, los fascistas, los bolches, los tupas… todos los gorilas de izquierda o de derecha CUANDO GANAN. Tras desactivar las alarmas para poder seguir leyendo y tratando de entender, me dejo embriagar por los acordes del sueño justiciero y solidario, el buen salvaje y el paraíso perdido, que se transforma violentamente en pesadilla sangrienta cuando irrumpen en la escena los muertos que pavimentan el camino de las buenas intenciones (Ricardo Zabalza, hermano chico de Jorge, muerto o ejecutado, poco importa, en la persecución subsecuente a la “toma de Pando”, tenía 21 años, apenas 21 años, los que tiene mi hijo ahora. No concibo ninguna idea que valga la vida de mi hijo; de pensar su muerte se me hace un nudo en la garganta; entiendo que a Jorge Zabalza se le quiebre la voz cuando habla de su hermano).

 

El proyecto tupamaro puede encontrar sustento teórico en múltiples fuentes doctas, pero la columna de Zabalza en “Voces” remite inmediatamente a novelas famosas: “Un mundo feliz” de Aldous Huxley; “1984” de George Orwell; “Farenheit 451” de Ray Bradbury; “Utopía” de Tomás Moro. Las tres primeras son producciones del siglo XX. La edición definitiva del best seller de Moro fue editada en Basilea en 1518. Ahora voy a tomar unos párrafos de Zabalza y los voy a glosar con párrafos de Moro, la más mentada pero temo que la menos leída de las anteriores. Admito que cualquier extracción parcial de un escrito puede falsear su espíritu por descontextualización, pero tal es el riesgo de toda cita, que intento conjurar aplicando la mayor buena fe de que soy capaz.

 

DICE ZABALZA: “Se supone que en el comunismo habrá desaparecido el dominio opresivo de una clase y que trabajar no se sentirá como la maldición de dios o un sacrificio necesario (…) Los alienados se irán despojando de sus egoísmos, del afán de lucro y del espíritu de competencia, a la par que incorporarán los valores éticos y morales que motivan a trabajar concientemente en beneficio de la comunidad”. DICE MORO: “La función principal, y casi única, de los sifograntes, consiste en procurar que nadie esté ocioso, que todos ejerciten concienzudamente su oficio, sin que, no obstante, lleguen a fatigarse como bestias de carga. En almacenes especiales, cada familia entrega los frutos de su trabajo. Cada padre de familia va a buscar allí lo que necesitan él y los suyos; y se lleva lo que desea, sin entregar dinero ni cosa alguna a cambio”. Digo yo: el problema son los almaceneros…

 

DICE ZABALZA: “Una nueva subjetividad diferenciará las mujeres y los hombres del comunismo de los seres deformados por la alienación y la violencia que produce la sociedad burguesa (…) Los paradigmas de belleza no serán más modelos impuestos por el consumismo forzoso o la publicidad mediática…”. DICE MORO: “La forma de los vestidos es la misma en toda la isla, invariable e idéntica para todas las edades; sirve sólo para distinguir un sexo de otro, y los solteros de los casados”. Digo yo: modelito Kim Jong-un.

 

 DICE MORO Y NO DICE ZABALZA: “Cuando algún ciudadano desea ir a ver a un amigo residente en otra ciudad, o simplemente viajar, consigue fácilmente la venia del sifogrante y del traniboro, a menos de existir impedimento para ello (…) y se fija la fecha del retorno. (…) Si alguien sale espontáneamente fuera de los límites de su territorio, aprénsanlo como fugitivo y es castigado severamente”. Digo yo: o te agarran los tiburones antes de llegar a Miami.

 

DICE ZABALZA Y NO DICE MORO: “El comunismo no podría ser una sociedad desarmada, pues ello no sería jamás una garantía de paz e igualdad. Por el contrario, el alto grado de conciencia social que predominará en el comunismo, capacitará a la gente para emplear las armas de manera racional y responsable en beneficio de la comunidad. Al estar todas y todos armados en el campamento del pueblo organizado nadie podrá imponer nada a nadie”. Digo yo: mamita santa, que chucho; por las dudas, yo quiero ser el que reparte las balas.

 

Viviendo en el exterior conocí y supe ser amigo de un par de tupas, o ex tupas (de base, nada de dirigentes, pero que comieron tortura y cana abundantes). Buena gente, con la que nos amasijamos a tamboril, tango, asado y vino; y con la que compartimos la misma santa indignación por las injusticias del mundo, y el mismo santo empeño por tratar de mitigarlas. ¿Cuándo, cómo, por qué, se producen esas “fisuras de sensibilidad” (no se me ocurre otra forma mejor de expresarlo) en virtud de las cuales intuimos cosas distintas? (y tras la intuición el pensamiento, y tras el pensamiento la acción). ¿Cuándo, cómo, por qué, se bifurcan los caminos de buena fe hacia el “patria para todos”? La respuesta es (intuyo) infinitamente compleja, tanto como la naturaleza humana. O mejor, habrá infinitas respuestas posibles. De  ellas, para terminar esta columna, echo mano a la de Vaz Ferreira, que por mucho no puede errarle (pensaba a fondo ese hombre). Está en “Fermentario”, bajo “Oposiciones extrínsecas e intrínsecas” y, en lo que me interesa ahora, dice así:

 

“(…) la oposición esencial, la verdaderamente irreductible, en cuanto en lo social y psicológico pueda haberla, es la oposición de clases de alma. Hay dos clases de almas: almas liberales y almas tutoriales: almas cuyo ideal instintivo es la libertad (entendamos, propia y ajena) y almas que tienen un ideal de tutela, y por consiguiente de autoridad: que por una parte necesitan o desean la tutela, y por otra parte desean imponerla (con fines por lo demás muy a menudo bien intencionados). Esa es la oposición más verdadera y más indestructible”. E ilustra: “Hace poco leía un artículo sobre el voto de la mujer, en el cual, para refutar ese argumento habitual que ve peligros en la tendencia conservadora de las mujeres, se sostenía que la experiencia ha demostrado la falsedad de tal argumento, ya que, en posesión del voto, las mujeres han votado por todo, "desde las que han votado por los dictadores militares hasta las que han votado por el comunismo". ¡Qué mal argumentado! por mal observado: todo eso es de la misma clase de alma: militarismo, dictaduras, religiones organizadas o comunismo: todo eso es de alma tutorial”. Si lo dice Vaz Ferreira…

 

Comments