Artículos‎ > ‎

ESTE DOMINGO GANABA PEDRO, LACALLE O LARRAÑAGA. Por Washington Abdala

publicado a la‎(s)‎ 10 jun. 2011 6:26 por Semanario Voces



 

     Estaba cantado que las facturas iban a llegar a la casa del Presidente. Soy un pedante, lo escribí acá cuando más de uno creía que era un acto temerario.  Es que no hay nada peor que ser errático porque al final se terminan fastidiando todos. Pepe  dinamitó un capital político enorme, y no es como dicen algunos politólogos afines al gobierno que todo se puede arreglar, eso es una adulonería burda, caer es bravo y levantar los muertos no es sencillo.  

 

     La política tiene para mucha gente algo repudiable porque los intereses personales, las ambiciones y los dogmatismos -no pocas veces- ganan la partida alejando a los grandes principios de su luz imprescindible. Aclaro: este Frente Amplio es patéticamente parecido a la matriz de los partidos históricos (de la que dijo orondamente siempre ser distinto) donde  el juego del poder  es duro, y donde tantos años de manejo de la cosa gubernamental hacen que se pierda  la mesura necesaria  en el choque de las pasiones. Hubo que partirle los dientes a los colorados, y achicar a los blancos a una expresión política no relevante, para que algo de “cambio” y relevo generacional se armara en esas colectividades, pero de no ocurrir semejante situación, las cosas continuarían  aún peor. O sea, se aprende a los golpes, nadie se ubica por actos de racionalidad porque las ambiciones son irracionales. Hoy, el problema es que el que está a los golpes es el partido de gobierno, por ende nos afecta a todos. Bingo.

  

  El Frente Amplio ya no tiene la novedad del poder, ya perdió la mística en ese asunto (la gente los huele parecidos a blancos y colorados y les perdió  la fe);  el país, además, tiene una economía tan floreciente que le permite apoltronarse en temas  del pasado (cuando tenés que pagar la olla no hay tiempo para distracciones);  tiene tensiones y envidias florentinas adentro de los grupos políticos como nunca tuvo;  tiene broncas varias, “vendettas” a la orden del día y cada uno se sientió partícipe de la victoria (lo que considera le da el derecho de blasfemar al otro);  y tiene un Presidente que se suicida todos los días un poquito más de manera obsesiva y pertinaz. Ya es muy obvio que Mujica sale a jugar a lo Obdulio al  querer ponerse la pelota debajo del brazo, pero a diferencia del negro jefe, cuando mira para atrás están todos en el arco tomando Gatorade y viendo como se hace trizas nuevamente. No le creen y eso es lo peor que le puede suceder a un Presidente porque el ambiente se llena de histeriqueo, nervios y locurillas varias (todo cínicamente planteado por debajo de la mesa porque arriba siguen las sonrisas mientras lo desangran). Se puso espeso el asunto. Ya no son pocos los que le soplan al oído a Danilo, que se quede tranquilo,  que aguante, que tiene alguna posibilidad de ser Presidente “si Pepe sigue haciendo cagadas de viejo caprichoso”. (Versión que negarán pero que tengo de buena fuente dado que se conversa en voz baja  por parte de la patota de adláteres del vice, siempre afectos a creerse la vanguardia del proletariado mezclada con una intelligentsia guarangota de whisky nocturno.). Mientras tanto Vazquez, mira,  se silencia, habla en clave, mueve poco por estos días y quisiera que estuviéramos en el cuarto año no en el segundo. La canasta de navidad le vino tres años antes.

     Al respecto del Vice Presidente  -lo que son las cosas- nadie es más resistido afuera del Frente Amplio que Danilo Astori, supongo que ello es así porque más de uno lo soñaba encarnando un proyecto fuera de esa colectividad y esa frustración trae aparejado el enojo respectivo.  Hoy, ya se huele que mucha gente liberal (o de derecha como la quieren encajonar los chicos de la izquierda) prende velas para que Danilo asuma la conducción del país y lo dicen por todos lados de manera sutil. (Hace unos meses les daba “pánico” esa hipótesis ¿Se entiende la gravedad del clima delirante que se vive?). Es que no se resiste –dicen- este “despelote” mucho tiempo más,  con ministros boleados, parlamento perdido y vencido, proyectos de concreción nulos en educación y seguridad, y una presencia mediática cansadora que hace inexistente la sensación de certeza que tiene que abonar un Presidente. Mujica no lo entiende y se va a seguir erosionando por tozudo. Ahora está atrapado en su propia locura. Hay que salir de escena de vez en cuando para validar cuando se ingresa por debajo de los focos. Mujica banaliza sus presencias a un nivel casi de programa televisivo diario (onda Cristina, la de Miami), se pone a la altura de  los teleteatros berretas que vemos todos los santos días. No hay en el mundo, excepto esos países-bananeros en los que los presidentes joden y joden todo el día en los medios, presencias tan asfixiantes como la de nuestro presidente. En fin, es un camino de vaciamiento de legitimidad que asumió  Mujica que nunca entendí. No entiendo como nadie lo paró. Es mentira que no oye. Cuando quiere y le conviene oye, creo que los que lo rodean tuvieron -tienen- que frenarlo porque de seguir en la fiesta de la agitación mediática va derecho al despeñadero y con él todos los uruguayos. Un Presidente no tiene derecho al suicidio.

   

 Estoy seguro que Mujica piensa por estos días renovar su contrato con la gente por encima del sistema de partidos y no es mala jugada esa, es más, es la que le queda. Tendrá que ser más profesional y hablar con sus amigos sindicalistas para que lo ayuden en esa movida junto a algún empresario que se ponga de su lado, hay allí un espacio que tiene para recuperar imagen. Y tendrá que poner solo dos fichas fuertes en seguridad y educación. El match se juega allí. De seguir jugueteando con mil temas este gobierno quedará emblematizado por el caos. Y cuando esa imagen se instala no hay marcha atrás. Si la elección fuera este domingo, Pedro, Lacalle o Larrañaga, alguno era  el Presidente. Tendría que asumirlo el gobierno si es que se toma en serio lo que se le viene. Por momentos parecería que la locura les ganó a casi todos.

 


Comments