Artículos‎ > ‎

JUAN SALGADO: “En CUTCSA seguimos rompiendo mitos” Por Alfredo García

publicado a la‎(s)‎ 29 mar. 2012 10:18 por Semanario Voces
 

 

¿Cuánto tiempo te queda en la presidencia?

El estatuto marca que el periodo termina en mayo pero hubo alguna gente que planteó la continuidad y a decir verdad en principio yo no estaba convencido, pero vinieron con argumentos fuertes y uno que siempre estuvo acá…

¿La carne es débil?                                                                                    La cuestión es que va a haber una asamblea el 28 de marzo y ahí se decidirá o no la continuidad por un nuevo periodo de seis años.

¿Te quedan cosas por hacer?

Hay cosas para terminar, hay cosas nuevas para hacer, como posicionar a la empresa en el nuevo sistema de transporte con carriles. Hay que terminar el Shopping Nuevo Centro…

¿Cuándo se inaugura?

En mayo del año que viene, las obras van bien y están en fecha. Una de las torres debería estar inaugurándose sobre fines del año que viene.

Hablemos de los cambios recientes en CUTCSA.

El cambio es una de las tantas consecuencias de la tecnología aplicada en el transporte. Cuando veinte años atrás empezamos a pensar en la tecnología, pensábamos primero en el tema seguridad, siendo uno de los objetivos sacar la plata de los ómnibus de manera gradual y estimular el pago con tarjeta. En segundo lugar estaba el tema de la información. Tanto para el regulador, la intendencia en este caso, como la información que cada empresa precisa de sus unidades para corregir los problemas que se originen.

La  tecnología posibilitó ampliar la oferta a los pasajeros, el boleto de una y de dos horas se logró por los avances técnicos, si no sería a ojo y de esa forma no funciona nada.

¿Qué es el IBus?

Quedaba un paso más, porque en tecnología no se puede decir nunca el último paso, porque siempre va a haber cosas nuevas. Nos faltaba aplicar la tecnología on line, esto significa que desde un local de la empresa podemos ver cómo está funcionando la flota en ese momento.

¿En tiempo real?

Exacto, poder ver en tiempo real cómo se va moviendo la flota. Hace un año y medio mantuvimos la primera reunión con la gente de MoviStar, que son proveedores nuestros, le planteamos la posibilidad de llevar adelante este emprendimiento, que parecía mucho mas fácil de lo que fue en definitiva. Los técnicos trabajaron durante dieciocho meses para lograr que funcionara el sistema. Hubo que adaptar el GPS a la máquina, luego se tuvo que conectar con el destino del ómnibus. También tuvimos que colocar aparatos que tramiten directamente de los destinos para dar seguridad de que la información que se transmite es totalmente real. Todo eso que nosotros creímos que solucionábamos en dos o tres meses llevó un año y medio.

¿Tanto tiempo?

Incluso cambió la idea original, que era dar a conocer el número que tiene cada parada de ómnibus para que la gente llamara primero para averiguar en qué parada se encontraba. Luego avanzó a que se pusiera la esquina de la parada, para lo que hay que conocer el nombre de las calles. En definitiva, el sistema sale mucho más fácil. Se pone la palabra BUS y el recorrido.

Dame un ejemplo.

Hay que enviar un sms al número 933 con la palabra BUS, más el número de la línea de transporte que se pretende consultar. Por ejemplo: BUS 169 y el sistema me ubica dónde estoy. Se puede usar cualquier aparato, no importa el tipo de tecnología que tenga,  el celular tiene que ser de Movistar, porque el acuerdo es CUTCSA-Movistar. Entonces recibo como respuesta en qué esquina está la parada y cómo se llama, cuántos minutos demora en llegar el primer ómnibus allí y cuánto demora el segundo ómnibus en arribar a esa parada. Y me da la información de los que van hacia afuera y de los que van hacia el Centro.

¿Las dos direcciones?

Las dos posibilidades, porque no saben para dónde quiero viajar. Si yo estoy en San José y Yí, y quiero tomar el 180. Entonces me va a mandar que la parada es en 18 de Julio y Yí, y pasa el primero en cinco minutos y el segundo en quince minutos con destino Roldós y Ponce, que es hacia afuera. A su vez me va a poner que en 18 y Ejido es la parada hacia el centro y que el primero pasa en tres minutos y el segundo en veinte minutos, hacia Ciudadela. Esta información es absolutamente cierta porque viene desde el destino del ómnibus. Puede pasar que después de hecha la consulta el ómnibus se rompa o haya un accidente, eso hoy por hoy no está previsto, pero ya se está trabajando para que en corto plazo, si hay una diferencia con la información que recibo, el sistema me mande otro mensaje con el famoso mensaje del GPS: recalculando y me da la nueva información correcta. En primer lugar este sistema es un cambio cultural para todo aquel que utilice ómnibus. Y en segundo término es una satisfacción no solo empresarial sino personal porque seguimos rompiendo mitos.

¿Qué mitos?

Yo me crié toda la vida pensando en que si se juntaban un millón de boletos, en algún lado alguien me daba una silla de ruedas para poder donársela a alguien que la precisara. Es más, junté boletos más de una vez. No sé qué hicieron todos aquellos que juntaron boletos porque nunca existió ese lugar donde se donaban sillas de ruedas. Era un mito, una creencia popular.

Una leyenda urbana.

Bueno, cuando se inauguró el CA1 hicimos la entrega de la primera silla de ruedas al Ministerio de Relaciones Exteriores, que juntó un millón de boletos. De ahí en adelante comenzamos y en este momento van quince sillas de ruedas entregadas a organizaciones y personas que juntaron un millón de boletos para que se las donaran a quien quisieran. Me acuerdo que esa inauguración la hicimos con la intendenta de Montevideo y con María Auxiliadora. Otro mito que derribamos fue: “El tiempo pasa y el 104 no”.

Como dice el grafiti.

Es verdad, pero hoy el 104 demora entre ocho y diez minutos en pasar, es un recorrido económicamente buenísimo, la gente viaja y el 104 pasa. Y este era otro mito, el saber a qué hora iba a llegar el ómnibus a la parada era una cosa imposible. La incertidumbre de ir a la parada y que el ómnibus podía demorar tres minutos o treinta y cinco. Estar de noche con frio o con lluvia en una parada que de repente no tenia un refugio, los elementos de inseguridad, etc.

¿Este sistema funciona en todas las líneas?

En todas las líneas de Montevideo y del área suburbana. Todos los ómnibus de CUTCSA tienen el dispositivo y todos los celulares de Movistar están habilitados para que este sistema le funcione sin ningún problema. Entonces es un cambio fenomenal, es ir a encontrarse con el ómnibus en lugar de ir a la parada y llegar justo cuando recién había pasado. El ómnibus es como el pan caliente: recién salió, o mejor dicho recién pasó.

¿Va a funcionar, lo usará la gente?

Creemos que sí, porque la pagina web que puso la intendencia con los horarios de los ómnibus es muy vista. Hace poco la intendenta dijo que es la segunda pagina más visitada de todo el Estado, tiene alrededor de veinticinco mil visitas diarias. O sea que esto que va a ser on line va a ser muy bueno.

 ¿Cuántas consultas han tenido?

Más de seis mil consultas el primer día y va subiendo. Vamos a llevar una estadística pero creemos que va a ser un número muy importante. No te olvides que la gente que puede acceder a estas consultas es la mitad de la gente que tiene celulares porque solo  son los que tienen Movistar.

¿Durante el primer mes es gratuito?

Sí, y después va a tener un costo de tres pesos cada consulta. Eso seguramente en la medida en que se popularice va a ser cada vez más barato, como todas las cosas.

¿Por qué solo Movistar y no las otras compañías?

Porque Movistar fue la que estuvo dispuesta a estudiarlo y a hacerlo. Esto llevó un año y medio de trabajo de los técnicos con muchas horas hombre y una inversión importante para desarrollar el software e importar todas las máquinas que se precisaban para esto. La empresa que se acercó y mostró la mejor disposición fue Movistar. Los contratos firmados entre ambas empresas tienen claro que los motivos no son solamente comerciales, sino que hay fundamentos sociales y por lo tanto no hay exclusividad para ninguna de las partes. Si mañana hay otra telefónica que quiera darle la oportunidad a sus clientes de tener este servicio, habrá que negociar algunas cuestiones comerciales, pero está disponible. Lo mismo sucede si otras empresas de transporte, que son competencia nuestra, quieren unirse al sistema, también Movistar lo puede hacer. Por supuesto, tanto CUTCSA como Movistar tratarán de resarcirse de los costos que tuvo este proceso, nada más.

¿O sea que los otros pueden entrar?

Los estamos esperando, lo que pasa es cuanto más estén las cartas a la vista, más caro es el producto.

¿Cómo está el tema seguridad de los ómnibus?

Al tener este sistema funcionando, que ubica a las unidades en tiempo real, ya estamos implementando el sistema de seguridad, del botón de pánico, que le llaman. Se van a colocar uno o dos botones en cada unidad. Estimamos que en un plazo de sesenta días va a estar colocado en toda la flota ese botón de pánico. Una vez realizado, le vamos a dar difusión, porque lo que queremos es que todas las medidas sean disuasivas. Queremos que los que piensen en asaltar un ómnibus sepan que hay cámaras funcionando y que las filmaciones serán llevadas a la policía para identificarlos y a la justicia para las pruebas. Que hay un botón de pánico que avisa directamente a Jefatura y que las respuestas van a ser muy rápidas.  Queremos que estas medidas de seguridad se conozcan para que sean disuasivas y que no vale la pena robar un ómnibus. No nos preocupa el dinero, sino la violencia que conllevan esas situaciones. Si a todo esto le sumamos que cada vez quitamos más dinero de arriba de las unidades, va a ser cada vez más riesgo por menos dinero. Esto va a ser un aporte a la seguridad de los trabajadores del transporte que creemos que vale la pena.

Los trabajadores del transporte están muy expuestos a la inseguridad.

Es una realidad que lo están, las veinticuatro horas del día, todos los días del año, en todos los lugares de Montevideo; si se quiere, están más expuestos que otros. No son los únicos, pero están más expuestos a situaciones de inseguridad. No hay que acordarse de los temas de seguridad cuando suceden algunos hechos desgraciados. Yo creo que por esos hechos castigar al que viaja en ómnibus dejándolo a pie no es correcto. Tenemos un 2011 donde no aumentaron considerablemente las rapiñas con respecto al 2010. Fueron incluso menos violentas y vemos un mayor esfuerzo de la policía para con el transporte, o sea que todos estamos haciendo algo para mejorar.

¿Qué opinás del boleto gratis para los estudiantes de secundaria?

Es otra cosa importantísima y no se le dio la importancia que tiene.  El traslado era el segundo motivo de deserción estudiantil, y el Estado, al destinar recursos para eso, en definitiva le da recursos a la educación. Nos constan los problemas que tenían muchas familias para enviar a sus hijos al liceo, y esto es muy bueno. En nuestros planes de responsabilidad social hemos ayudado a familias del barrio Municipal y del Borro con el transporte de sus hijos durante todo el año a estudiar inglés en la Alianza Uruguay-Estados Unidos. Si no los lleváramos nosotros con un ómnibus especial, seguramente esos muchachos no podrían ir. Entonces yo creo que la medida del boleto gratis fue sumamente inteligente y la apoyamos totalmente. Que se entienda bien, no es un subsidio a las empresas, sino a los estudiantes. Nos parece bárbaro y tuvo poca difusión. No debemos olvidar que los estudiantes con este subsidio, en lugar de pagar el 75% del boleto, pagan el 50% y es una ayuda muy importante.

¿Planes futuros?

En agosto CUTCSA cumple 75 años y estamos preparando el aniversario como corresponde. Creemos que gran parte del año vamos a estar ocupados con la operativa de los carriles exclusivos. Estamos atentos a los anuncios sobre el tren de pasajeros, nosotros no nos declaramos ni a favor ni en contra, pero tenemos toda la intención de participar para ver qué se puede hacer. Concebimos que el tren puede coexistir, pero en una forma seria. Estamos atentos para presentarnos en el proyecto de buses turísticos. Creo que Montevideo hace tiempo que tendría que tener algún bus turístico, como tienen otras ciudades  del mundo. Lo más fácil de todo es comprar un bus y ponerlo a circular. Un ómnibus de dos pisos costará un poco mas caro, pero es lo más fácil. El tema es qué recorrido va a hacer, en qué lugares va a parar y qué infraestructura van a tener esos lugares. Cuando un turista se baje, por ejemplo en el Palacio Legislativo, tiene que haber gente que lo atienda y le explique lo que es.

¿Tienen Wi-Fi los ómnibus?

Tenemos ciento veinte unidades con Wi-Fi, toda la inter y los directos. Los recorridos largos, el DM1; el C4, que va al Pinar. Y en esos lugares pusimos Wi-Fi en las terminales, y muchas veces van niños cuando están los ómnibus estacionados con las ceibalitas para conectarse.

¿Renovación de flota?

Las empresas de transporte, así como estuvimos en una profunda crisis, en estos momentos estamos bien, y podemos invertir en tecnología y modernizarnos. Es el momento de quedar en las mejores condiciones, ahora que hay, para cuando no haya.

¿Con los taxis no se van a meter, no?

No, no.

 Los ómnibus, el tren, ¿con los aviones no?

Si viéramos que Pluna tiene problemas, capaz que hablábamos.

¿Un barquito en la bahía, que una el centro con el Cerro?

Yo pondría el barquito en la bahía, pero tendría que ir al costado de un puente en la bahía. Algún día vendrá alguien que se inmortalizará con un puente en la bahía entre el Cerro y Montevideo.

 

 

Comments