Artículos‎ > ‎

KETY ESQUIVEL, experta norteamericana en redes sociales: “lo que hace de Internet un rico ecosistema es que las personas no tienen que decir su identidad”

publicado a la‎(s)‎ 26 ago. 2012 16:17 por Semanario Voces
 

 

 

 

Estuvo en una fugaz visita en  nuestro país la semana pasada y dio una charla en la Escuela de Gobierno. Tuvimos oportunidad de charlar con ella sobre las redes sociales a nivel mundial y como afectan la vida política.

 

Por Alfredo Garcia / Fotos Rodrigo López  

¿Dónde naciste?

 En Rochester (Nueva York), que está en la frontera con Canadá. Siendo hija de mexicano, siempre digo: “Nací en la frontera”, pero en la otra… en Rochester.

 ¿Qué hacen tus padres?

 Mi papá se dedica ahora a la poesía, ya que está retirado. Antes trabajaba para el Estado de Nueva York y fue consejero para los jóvenes que habían tenido problemas con la ley. Fue trabajador social por un período de 30 años. Mi mamá era maestra en Guatemala (de donde ella es originalmente). A los que somos mezcla de mexicanos con guatemaltecos nos dicen mejiguanos o guatemex. Mis papás siempre querían que fuera bicultural y bilingüe y cuando tuve 10 años, mi papá tuvo la idea de mandarme a México para meterme en la cultura, entender bien a la gente de ahí.

 ¿Con la familia de él?

 Con la familia de él. Se suponía que iba a ir por un año, pero después me enfermé y me puse grave. Al final, fueron solo seis meses. Ahí después empezaron mis giras por el mundo. Estuve en Brasil con una beca de intercambio, cuando tenía 16 años… estuve seis meses.                          Luego fui a África, estuve trabajando para las Naciones Unidas en la Comisión Económica para África. Por un tiempo, cuando estaba en la universidad, hice un internado de aproximadamente cuatro meses, y de ahí… como había estado en todos lados, lo que me faltaba era Asia. Se suponía que iba a ir un año a la China, y acabé viviendo allá cuatro años. Viví en el sur de la China a más o menos hora y media de Hong Kong.

 ¿Qué formación académica tenés?

Fui a la universidad de Cornell y ellos tienen una parte privada y una parte pública de la universidad, eso es parte de la razón que a mí me fascinó. La universidad es muy buena, fue fundada bajo unas reglas del gobierno estatal que hacen que  la universidad  tenga  adentro escuelas  para educar al pueblo. Cuando comenzó el pueblo era agrario. Entonces comenzó con la escuela de agricultura y ahora tienen tres más, yo estudié en la de relaciones entre los obreros y la industria y también me gustó mucho que en la escuela de agricultura tenían Sociología rural y eso me interesó mucho. En Guatemala hice especialmente un estudio de la población, había mucha inmigración de los pueblos hacia la capital, hice un poquito de eso también.
Esa fue mi formación en esas dos áreas. Cuando me gradué de la universidad, incluso, el profesor que estaba encargado del departamento de Sociología, quería que fuera a sacar un doctorado y yo estaba pensando: “Quiero salir al mundo, quiero vivir en el mundo ¿o quiero estudiar más y profundizar ese conocimiento?”. Decidí entrar al mundo a trabajar con la idea de que siempre podría regresar. Hasta la fecha no he regresado y quién sabe… siempre he tenido el sueño de sacar el doctorado para profundizar un poco más el entendimiento. Me interesa mucho la sociología y ahora específicamente en términos de la tecnología.

¿En China, en qué trabajaste?

Me habían elegido cuando estaba en la universidad de Cornell, como una representante en la mesa directiva de la universidad. Allí conocí a un señor que estaba en la asamblea de la universidad, y él estaba experimentando con la privatización de la educación en China. Ellos tienen las universidades públicas y él tenía interés en ver si el modelo de las universidades privadas también funcionaba. Él me invitó a que fuera y lo ayudara a dar clases de inglés y también de negocios, porque en la universidad también había estudiado un poco de negocios. Y fui. Se suponía que iba a ser un año. Ahí, conocí gente que estaba trabajando para un despacho de inmigración. El gobierno de Alberta, Canadá, tenía un programa bastante fuerte para invitar a los chinos que eran profesionales, o inversionistas, o negociantes, para que fueran a Alberta. Ellos tienen escasez de población y en ese entonces, querían gente que estuviera preparada intelectualmente o que tuviera dinero para que pudiera ayudar al gobierno. Soy un poco idealista y me gustó la idea de que si hay algunas personas que quieren ir y emigrar a otro país así como lo hicieron mis papás, que pudieran tener la oportunidad. Comencé a trabajar para ese despacho y estuve por cuatro años.

¿De qué años estamos hablando cuando estuviste en China?

Del 97 a 2000, cuando Hong Kong regresó de los británicos a la China. Hice muchos amigos muy buenos cuando estuve allí. Tengo a dos personas a las que les llamo mis hermanos chinos. Estando allí tantos años no solo quería estar integrada con los otros extranjeros, americanos, con la otra gente que hablaba español, sino también con la población local. Conocí a un profesor de mercadeo que trabajaba en la universidad donde yo trabajaba y nos hicimos buenísimos amigos. Él es como mi hermano.  Acabo de casarme ahorita en El Tíbet con mis esposo y cuando fuimos, mi hermano chino viajó de la provincia que está más al sur, que es donde él está, hacia el Tíbet para estar con nosotros para la boda y fue muy grato porque no tiene la visa para poder salir, entonces no lo he visto desde que salí de la China. Después de 10 años fue una reunión muy linda. También vino una de mis estudiantes que se hizo como mi hermanita, que vive en Sacramento, porque  se vino a estudiar a Estados Unidos, le fascina el inglés. Vino a estudiar a California y ya se quedó, conoció a otra persona china ahí y se casaron. Lo más chistoso es que son más o menos del mismo lugar en China, pero se vinieron y se conocieron en Estados Unidos.

 ¿Ahora en qué estás trabajando?

Ahorita trabajo de lleno en las comunicaciones sociales y en las redes sociales, algunos de mis clientes políticos, pero también trabajo para la industria privada. Trabajo con clientes, con personas de negocios o políticos que están interesados en utilizar las redes sociales para ayudar a llegar a sus metas. Eso a veces incluye gobiernos también. Básicamente, si es cualquier campaña o personas que están interesadas en usar estas redes de comunicación… con tal de que no esté 100% en contra de lo que están haciendo, y si creo que lo que están haciendo está bien, estoy contenta de enseñarles lo que sé.

¿No exiges identificación ideológica para trabajar?

Pues mira, yo no soy partidista, soy independiente. Con tal de que a mí me parezca que son personas de intención recta y buenas personas. Prefiero trabajar con ellos si lo que están haciendo es para el bien del mundo, pero si lo que están haciendo, por ejemplo, es un champú, tal vez voy a trabajar con ellos.

¿Hay grandes diferencias entre los clientes que vienen del mundo de la política y los del empresarial en este campo?

En términos de las tácticas que recomiendo, creo que la base es la misma. No importa qué… francamente, un político es un producto, una ideología es un producto, una candidatura es un producto, un champú es un producto… creo que con tal de que las conversaciones sean transparentes y que se utilicen las redes para llegar a la meta de lo que se está haciendo, son muy parecidas las metodologías que se utilizan.                                                Cuando comencé a trabajar en el sector privado en medios sociales, para la compañía para la cual trabajo, ya había sido activista, había trabajado en el gobierno, había hecho estas otras cosas y el gerente de la oficina de  Washington, me preguntó: “¿Por qué crees que vas a poder trabajar con el sector privado también? Le dije que creo que el vender una idea o un producto, básicamente, es lo mismo… es vender algo y se necesita desarrollar la historia, se necesita utilizar las plataformas, etc.                                                    Siendo muy honesta, lo que es más grato para mí, y esta es parte de la razón por la cual decidí hacer mi propio negocio ahora, es hacer algo que siento que está haciendo una diferencia. Me siento mejor cuando estoy trabajando en campañas o en cosas que también ayudan a crear un buen mundo. Entonces, teniendo un propio negocio, la idea o nuestra teoría es que podemos tratar de identificar los lugares donde podemos hacer eso.

Thatcher tenía la famosa frase: “No es lo mismo vender ideologías que jabones”.

No es lo mismo. Muchos de los parámetros son parecidos. Creo que las tácticas son parecidas pero definitivamente no es lo mismo. Tengo ese idealismo… me gustaría hacer algo que un día, cuando llegue al final de mi vida, pueda ver para atrás y decir que lo que yo hice hizo un impacto, hizo la diferencia. Esa es parte de la razón por la cual vine a hacer estos viajes.                                                            Nosotros creamos nuestro propio negocio y mi esposo me dice que financieramente no tiene sentido porque no pagan suficiente y es mucho tiempo, pero para mí esto es en Latinoamérica que para mí es muy importante porque, siendo hija de inmigrantes latinoamericanos, creo mucho en el poder de las redes para la política, tanto para los candidatos como para el pueblo. Si tengo la posibilidad de venir y tener esa conversación a mí eso me ilusiona mucho, me llena de mucha esperanza y me hace sentir grata haciendo algo bueno. Convencí a mi esposo para que dijera que sí y así lo hicimos.

¿Se puede cuantificar el peso que tienen las redes sociales en una campaña electoral?

Sí.

¿Se puede decir: el 2% de los votos es de las redes sociales o “x”% de los votos viene de las redes sociales? ¿Cómo puede cuantificarse eso?

Por la complejidad del intercambio que hay entre las redes sociales y las otras metodologías de comunicación, no solo las metodologías de comunicación sino también el otro trabajo que se hace electoral, que se hace para que la gente vote y participe, no se puede decir: “Esto fue por las redes sociales singularmente”, lo que sí se puede hacer es poner métricas de cómo las personas están interactuando con la campaña, positiva o negativamente. Se han hecho estudios y trabajos donde se pregunta a la gente qué tanto los impactó. Pero, de nuevo, eso es subjetivo. Es un poco de arte el medir, no solo es ciencia pura pero se puede ver más o menos el impacto que se tuvo por medio de lo que acabo yo de describir. Ese tipo de métricas.                            Eso es algo muy importante al hablar con clientes. Es decir ¿cuál es tu expectativa?, ¿como cliente qué es lo que tú quieres ver? Al final, sí es el voto pero ¿cuáles son las métricas que se pueden enseñar antes de ver la métrica final que es el voto, para ver que esto está teniendo un impacto positivo en tu campaña? Parte de lo que se puede ver es que la gente está hablando de ti, está hablando de cuál es el sentimiento… positivo o negativo, están teniendo interacción, cuántos seguidores tienes, etc.                      Eso es un poquito de lo que nosotros medimos cuando vemos el impacto que se tuvo, pero a ciencia cierta no se puede saber específicamente que una persona votó porque vio este anuncio en Internet.

 ¿De acuerdo con tu experiencia, varía el peso de las redes sociales en Estados Unidos o en Latinoamérica?

No creo que varíe culturalmente, creo que varía por la composición del pueblo y ahorita por la penetración de Internet y de las diferentes metodologías de comunicación en los diferentes países. Ahí es donde creo que está el secreto y por eso creo que el ejemplo que dieron del teléfono, el teléfono no era accesible a todo el mundo y ahora sí lo es. Creo que todavía en algunas partes del mundo, incluso en algunos países de Latinoamérica, se dificulta… no todo el mundo tiene el acceso y ahí sí creo que causa diferencia. No creo que sea por una razón cultural, no creo que sea porque nosotros los latinos somos menos interesados. Al contrario, si veo el fenómeno adentro de los Estados Unidos…

 Eso me llamó la atención. ¿Por qué los latinos tienen mayor uso que el resto de las comunidades?

La razón de porque los latinos son más involucrados, no es a ciencia pura pero es lo que creo conociendo nuestra cultura y analizando los resultados que hemos visto, tiene que ver con dos aspectos.                                                    Primero, porque somos, por lo general, sociales. Nos gusta la interacción, nos gusta platicar. Los puertorriqueños dicen bochinche, como la fiesta y tener barullo y todo eso. En Estados Unidos he visto que la mayoría tiene la misma posibilidad en términos de acceso y todo eso a las redes. La razón entonces es que hay un poquito más de ese bochinche en la comunidad latina on line que en la comunidad no latina.                                                            La segunda parte, y de nuevo, esto no es un estudio que lo ha comprobado, sino estudiando como la socióloga que me gusta ser por mi formación universitaria y creo que también antropológica, porque nosotros como comunidad latina por tanto tiempo no hemos tenido los recursos para tener las plataformas para comunicarnos, para expresarnos, para organizarnos y esto nos ha quitado todas estas barreras. Debería de ver la cantidad de latinos que han hecho sus pequeños negocios utilizando estas metodologías.                  Si le preguntas a alguien, la gente te comentará que la razón por la que les interesa entrar en la red tiene que ver con esas dos cosas. Nosotros somos más sociales entonces las redes sociales son nuestro campo natural.  

¿Qué tanto pesaron las redes en la campaña y el triunfo de Obama?

Mucho, pero no creo que fueron la única razón. El mensaje fue lo más crítico, pero a la misma vez me pregunto tres cosas: primero, si existía ese mensaje, ¿cómo llegaba sin las redes para ayudar a difundirlo?; segundo, sin la ayuda de las redes, ¿la gente hubiera tomado ese mensaje para difundirlo? y tercero, ¿cómo se hubiera organizado la gente sin usar las redes para apoyarlo?  ¿Si esos tres componentes de las redes no hubieran existido, hubiera alcanzado el mismo éxito? No sé, porque el Partido Demócrata en un principio no lo quería, no era su candidato predilecto. Él llegó porque creo que inspiró a la gente por medio de su mensaje y cómo le llegó ese mensaje a la gente: por las redes y esos tres aspectos que acabo de compartir. No creo que sea uno o el otro, son las dos cosas que fueron absolutamente críticas para llegar a su éxito y que llegara a ser nuestro presidente.

Es muy reconocido el trabajo de las redes sociales en la campaña política de Obama pero, ¿qué pasa después con las redes sociales y las demás tecnologías en el gobierno de Obama? De eso se habla poco y nada.

Tienes razón, ha habido mucha menos cobertura, especialmente a nivel internacional, de cómo se ha usado la tecnología en el gobierno desde que Obama llegó al poder. Tiene que ver porque es muy diferente tipo de trabajo. El tipo de trabajo que se hace con la tecnología para ayudar a un candidato a ganar es diferente a la tecnología que se utiliza para alguien que está en el gobierno. Voy a dar unos ejemplos de lo que sí se ha hecho. Se ha hecho mucho por lo que se llama gobierno abierto. Se han utilizado muchas tecnologías, plataformas para tratar de abrir la información que antes el pueblo o la ciudadanía no podía ver, durante la presidencia de Obama. Creo que eso tiene mucho que ver con el presidente Obama, pero también tiene mucho que ver con el pueblo. Entonces, los dos han contribuido y esto ha causado este fenómeno de gobierno abierto y de información abierta.  Esa es una de las primeras cosas.                                         Otra cosa que creo que ha sido diferente durante la administración del presidente Obama es que él ha sido muy claro respecto a que para él la tecnología adentro del gobierno es importante. Se debe de tomar en cuenta y usarla. He visto, porque algunos de mis clientes son agencias  del gobierno, he trabajado con el Departamento de la Salud y otras agencias del gobierno estadounidense y puedo decir que cuando uno ve la gente que ha venido a esta administración como parte del equipo de Obama, muchos de ellos están muy interesados en traer la tecnología, incluyendo las redes sociales, para comunicarse con el pueblo. Como todo gobierno, tal vez ocurre lo mismo acá en Uruguay, no solo están las personas que vienen con el nuevo presidente sino que también está la gente que ha estado en la burocracia toda la vida y esas personas como que le han tenido un poco más de miedo a la tecnología. Hay un tira y afloja adentro de estas agencias y sí ha habido un deseo de tratar de que haya más tecnologías y usar más las redes sociales, pero el movimiento ha sido muy lento en parte porque culturalmente las personas dentro de la burocracia no han querido hacerlo.                                                                  En una campaña, porque no está dentro del gobierno, no se producen esas cosas.                                                                        Sé que ha habido todo un movimiento y en Estados Unidos se habla del fenómeno del gobierno abierto.

¿No se ha extendido el uso de las redes fuera de la campaña?

Otra cosa que ha pasado y no tiene tanto que ver con el gobierno de Obama sino más bien con los ciudadanos estadounidenses después de la campaña, ya habido un movimiento de ciudadanos que han decidido que se puede utilizar la tecnología y se puede utilizar desde la perspectiva de la democracia para que ellos puedan expresarse, organizarse, hacer diferentes movimientos, etc. Eso tiene que ver con todo un mundo que incluye a las personas que apoyan los movimientos de la inmigración, movimientos de la educación, del medio ambiente, de la economía, etc.                                                                             Ha sido interesante ver cómo el gobierno de Obama, el gobierno que incluye a la gente que vino con Obama pero también a la gente que ya estaba ahí, ha respondido a todo ese movimiento. Ha habido una respuesta de las agencias aunque no de un 100%, pero por lo menos están como entendiendo que tiene que haber interacciones, están entendiendo que esta es la nueva cultura. Que no se trata solo de empujar mensajes para afuera, sino de oír lo que el pueblo está diciendo.

¿El grado de penetración de Internet en Estados Unidos es muy alto? ¿Está en un 80%?

Casi… un poco menos.

Según las estadísticas que me mostraste, la influencia a nivel político ha subido en Internet con respecto a los otros medios.

Correcto.

 Todavía falta. Hay mucha gente que usa Internet pero no se involucra políticamente.

Muy cierto ese punto.

 

Acabás de decir como que hay redes funcionando de movimientos ciudadanos importantes que se están desarrollando no solo de las minorías sino en general de salud, educación, etc.

Sí. Creo que es porque nosotros tenemos un pueblo muy diverso, y políticos son políticos y quieren ganar el voto y tienen miedo que si dicen algo que a alguien no le guste, puede tener un impacto negativo. Hay cuidado por eso, no quieren que parezca que se da mucho a unos para que el otro no se enoje. Está el deseo de desear cortejar a todo el mundo para que todo el mundo vote.                                         No estoy hablando específicamente de nadie ni de nada. Hablo más bien en abstracto sobre mi observación de los políticos y cómo funcionan en Estados Unidos puntualmente. Una de las cosas que están haciendo estas redes sociales es que están dándoles la oportunidad a los ciudadanos para que traten de empujar a los políticos para que tengan que tomar una decisión, que tengan que decir algo formalmente, públicamente. Eso es lo que yo estaba tratando de aludir y se ve desde la información que ellos ponen en su sito Web como en respuesta de lo que el pueblo está pidiendo, pero también incluso en tópicos como la inmigración, sobre la que ellos no querían decir específicamente cómo están parados. La organización de las personas por medio de la red es muy poderosa. Hay un movimiento Dream (soñadores)  y es para jóvenes que no tienen documentos en los Estados Unidos, pero que han estado allí estudiando desde jovencitos y que, de muchos modos, ese es el único país que conocen y se han organizado de un modo increíble, ha sido impactante y creo que inspiran. A causa del trabajo que ellos han hecho, los políticos les han tenido que responder, les han tenido que rendir cuentas. Ellos han sido muy claros y les han dicho: “Tú nos apoyas y tú no”. Entonces, ha surgido la necesidad de que haya una respuesta por lo que están haciendo.             La otra comunidad que es muy buena en esto es la comunidad del medio ambiente, que es una de las más fuertes en Estados Unidos con las redes sociales. Aunque muchos en la comunidad están muy molestos con el medio ambiente, con la situación presente… con lo que está pasando a nivel global con el medio ambiente, pero están bien organizados y presionan y tratan de hacer trabajos de ese modo… definitivamente ellos lo están haciendo y les responden y no siempre con la respuesta que sería grata, pero no se les ignora.

 ¿El tema de las redes fortalece a la democracia?

 Sí, 100% sin dudas.

El lobby empieza a ser mucho más masivo.

Del pueblo.

¿Estamos volviendo a una democracia de base en la cual todos tienen poder de incidencia a través de las redes? ¿Camina hacia ahí el tema del futuro?

Sí, con una pequeña modificación que es la siguiente: un político le va a hacer más caso a alguien que está organizado como un influyente y tiene miles y miles de personas que lo siguen, a un ciudadano que sea solamente un ciudadano que no tiene a nadie siguiéndolo. Digo esto porque no va a ser igual para todo el mundo, pero es la oportunidad de que si alguien se organiza, si moviliza y crea movimiento, entonces sí se le responde y no solo es ahora el lobby de dinero, sino el lobby de movimiento, de ciudadanos unidos porque se están dando cuenta de que últimamente no quieren perder ese grupo de votos.

 En Uruguay hay un legislador que está trabajando en un proyecto para regular los contenidos en las redes sociales. ¿Hay experiencias en otros lados de esto? ¿Es beneficioso hacer esto?

 No he visto antecedentes donde sea impulsado por un político. He visto antecedentes de comunidades que deciden las reglas por las cuales ellos van a tener la comunicación. Es decir, comunidades que son on line para comentarios, a veces he visto que deciden que si alguien quiere hacer comentarios, no pueden ser anónimos y tiene que decir su nombre y eso, a veces, puede ser bueno en comunidades porque la gente a veces cuando está como anónima dice cualquier cosa. Pero de eso a poner la cédula de identidad, creo que es muy diferente y no a nivel de ley. No.

Es una regla que puede poner una comunidad como medio de comunicación.

Exacto, es como si tú vinieras a mi casa y yo puedo tener una regla que dice que te tienes que quitar los zapatos al entrar a la casa, en algunas casas de Estados Unidos, eso se hace, pero de eso a que alguien en el gobierno diga que todo el mundo se tiene que quitar los zapatos al entrar a la casa, es otra cosa y a mí me preocupa un poco eso porque eso entra en otro mundo de documentación, de identidad, de ramificaciones que puede tener y no estoy segura de que resuelva el problema. Lo que eso enseña es un poquito no entender la naturaleza de estos medios de comunicación. Tiene que haber cierto nivel de libertad con ellos. Estos no son medios de comunicación que hayan sido hechos para que sean comunicados tan estrictamente.

 ¿Una regulación de este tipo coarta la libertad de expresión?

Podría tener impactos negativos. Creo que puede inhibir a personas que de otro modo se sentirían con libertad de expresarse, porque tendrían miedo de repercusiones y también parte de lo que hace la Internet muy interesante y un rico ecosistema es que las personas necesariamente no tienen que decir su identidad, no tienen que compartir de dónde vienen, y no tienen que preocuparse por ese tipo de repercusión. Se puede perder algo de la riqueza tratando de limitarlo de tal modo, y al oírlo se me ocurre que tal vez eso viene del miedo, pero el tratar de regular, en realidad es controlar Internet de ese modo, se me hace antitético a estos medios de comunicación.

 ¿Qué red social tiene mayor desarrollo en Estados Unidos hoy por hoy: Facebook, Twitter o Pinterest?

En Estados Unidos, no diría que hay una plataforma que es “la plataforma”. Hay varias plataformas que son bastante fuertes y que no se deben de ignorar. Estratégicamente digo que es importante ver Facebook porque hay una gran concentración de personas ahí. La aplicación de Twitter, menos personas pero es súper importante porque están los líderes de opinión y también los medios de comunicación y los políticos están ahí. Cosas como Pinterest son interesantes porque está toda la parte visual que es el futuro. Es importante también ver cómo se puede utilizar para un candidato, un partido, una ideología, una idea, una campaña. Youtube, absolutamente crítico, esencial porque el video es el futuro y la gente lo está consumiendo frenéticamente y tiene la oportunidad por medio de crear un mensaje que inspira y que es visualmente bonito, etc.                                 Todos estos medios de comunicación vienen siendo muy importantes y, a la misma vez, además de las redes sociales, creo que hay otras tecnologías que no se pueden dejar de lado. Tener un sitio Web es absolutamente crítico porque es tu casita. En otros lados la gente puede venir y hablar y decir lo que tú quieras. Pero en un sitio Web tú puedes decir toda tu perspectiva y ahí te puedes desplegar y hablar libremente. Además del sitio Web, hay que saber cómo organizar los correos electrónicos, es muy importante.                                                                        Finalmente, diría que saber o por lo menos decidir si quieres tener una estrategia o no con respecto al SMS,  mensajes de texto, porque muchas veces puede ser un elemento crítico para alguna parte de la población que todavía no está interactuando en las redes sociales y on line.

 ¿Por qué se casaron en El Tíbet? ¿Es un tema religioso?

Al vivir en China por cuatro años, fui a Tíbet varias veces,  viajé por toda Asia.

¿Qué edad tenés?

Una mujer nunca revela su edad.

 Pero sos muy joven.

Entré a Cornell en el año 1993, y ahí puede sacar el cálculo. No soy tan joven pero sí he tenido el privilegio y en parte la razón por la que yo quiero (y me pongo sentimental cuando hablo de esto) hacer una diferencia en el mundo es porque siento que me han dado tanto. El mundo, la vida, mi familia, mis padres, la gente que he conocido, he tenido mentores increíbles y tantas oportunidades lindas y digo: ¿quién soy yo para tenerlo?... porque otros no lo tienen. Quiero aportar mi granito de arena (es un poco sentimental y un poco idealista), pero quisiera porque he tenido una vida muy linda en los años que he vivido y me gustaría mucho que todo el mundo lo tenga… sé que no es posible. Sé que no todo el mundo tiene lo que yo he tenido para vivir, tristemente por algunas barreras estructurales que existen, pero quiero dar mi granito de arena para contribuir de algún modo a que otros lo tengan. He sido muy suertuda y también siempre que he visto una puerta he tomado ventaja en la oportunidad. He estado en  acción siempre.

¿Te sentís latina?

Una cosa que me preocupa mucho es el futuro de los Estados Unidos con respecto a la comunidad latina. Nosotros tenemos uno de cuatro niños nacido en los Estados Unidos, siendo latinos y no más que eso ahora. Nuestra población de descendencia latinoamericana es significante, pero no estamos en posiciones de poder, no nos estamos educando. Como comunidad entera no tenemos el mismo nivel socioeconómico que otras comunidades. Eso a mí me preocupa muchísimo, porque vamos en ese camino, porque no quiero ver que en nuestra comunidad latina haya dos niveles de comunidad: el nivel uno y el segundo nivel y que nosotros los latinos acabemos como comunidad como segundo nivel de ciudadanos. Me preocupa mucho eso, especialmente por la razón de la educación, porque no se está educando nuestra comunidad y otra cosa es que si tú ves a niveles de liderazgo, el porcentaje de líderes latinos a nivel ejecutivo es el 3% de la población, aun viendo la población que nosotros tenemos. Entonces, es un reto muy grande el que tenemos.

¿Qué porcentaje de latinos hay en la población estadounidense?

No me acuerdo exactamente, pero es entre un 20% o 25%. Uno de cada cuatro que está naciendo en Estados Unidos es latino, pero esto no incluye a todos los que están inmigrando, es por eso que los números son más altos.

El Tíbet, ¿por qué?

Cuando llegué a El Tíbet sentí que nunca había llegado a un lugar como ese, en donde me sentía tan cerca de Dios. Fue muy espiritual porque fue la belleza de la naturaleza, el aire puro, puro azul… estás en las montañas y es lo más elevado a lo que se puede llegar y esto se va a oír muy chistoso, pero hubo varias veces en las que estuve junto con otras personas y sentía como bondad, espíritu bueno, una nobleza… algo muy bello e inexplicable. Me crié en una religión, en mi familia, como muchos latinos, son católicos, al igual que mis papás, así que me crié así y tengo esos aspectos. Cuando me casé en El Tíbet, me casaron monjes, me casó mi papá (que fue cura antes de ir a los Estados Unidos, antes de ser trabajador social). Una amiga mía leyó de diferentes tradiciones de fe, incluyendo la de indígenas en Estados Unidos, con palabras no espirituales, y poesía. Así fue mi boda en El Tíbet y fue porque es el lugar más espiritual al que he ido y el más bello de todo el mundo. Después de la boda nos fuimos todos de aventura al monte Everest para poder compartir esa belleza.

 

Comments