Artículos‎ > ‎

LARGÁ EL SULKY Y DALE A LA TOPADORA por Jose Luis Baumgartner

publicado a la‎(s)‎ 1 dic. 2012 13:24 por Semanario Voces
 

 

 

Hacé eso Ana Olivera, Intendenta Municipal de Montevideo.

Acuerdo entre bambalinas Mujica/Lorier propició tu candidatura, abortando la del socialista Daniel Martínez, lo que provocó fuerte abstención y votos en blanco a granel. ¿Te acordás? Sólo una gestión excepcionalmente eficaz podría borrar ese embrollo inicial.

Muy activa. Bien dispuesta. Atenta a los reclamos. Sos de primera. Nadie lo duda. Ya se divulgarán a pleno tus realizaciones. Falta bastante. Hay espacio para mucho todavía. Importa lo omitido y que aún se está a tiempo de concretar. Cada uno tendrá su lista personal. Me obsesionan algunos temas. Deseo equivocarme. Deseo que estos ítems estén ya en franco proceso de solución.

 

Los carritos.

Deben desaparecer del paisaje urbano. Son un atraso, peligrosos y propicios a la explotación del trabajo infantil. Vehiculizan el tráfico de la basura (venta de desperdicios reciclables a mayoristas), en el que los hurgadores resultan imprescindibles sólo en la etapa final.

La recolección y clasificación de basura es responsabilidad municipal. La IMM tendrá que organizarlas, presentando locales y medios adecuados (locales industriales en distintos sitios o una gran fábrica común), donde la peonada disponga de guantes, tapabocas, botiquines, servicios higiénicos, tiempo de descanso, en fin, adecuadas condiciones laborales. Deberá vigilar y controlar –incluso el marco del negocio y el precio obtenible-. Todos, en equidad, recibirán lo suyo. Nadie perderá su trabajo. La  ciudad estará más limpia.   

 

El cúmulo de Felipe Cardozo.

Basural a escala planetaria. La mayor mina de energía a cielo abierto. Monumento a la postergación. Brutal ataque al medio ambiente. ¿En qué quedó la idea de convertirlo en fuente de electricidad, en usina? ¿Hay proyectos/ monto de inversión/ financiación/ cálculos de costo-beneficio?

 

Ex Arroyo Pantanoso.

Pez que entra en él será cadáver. Carece de oxígeno. La mugre lo ha convertido en caldo nauseabundo. Corriente de agua perdida. Crimen contra la Naturaleza –para no hablar de quienes habitan sus indecisas riberas en medio de la insalubridad, la exclusión de toda calidad humana y su propia ignorante contribución al desastre ambiental.

 

Arroyo Carrasco.

Acuosidad empantanada entre cañaverales, cementerios de autos y restos desde el Neolítico. Sus fuentes se engominan en tremendo estercolero. Por eso, medio arranca a mitad de camino y llega al mar. Habrá que devolverlo a lo que fue. Montevideo y Canelones un solo corazón.

Cantegriles.

Siguen levantándose. En zonas inundables, porquerizas y exuberantes en ratas. Y la IMM tras ellos –a destiempo- para llevarles requeches de civilización; afirmándolos ahí, donde les dio por caer; aislándolos de la urbe con pretextos psico-sociológicos; cambiando plástico, arpillera y tabla, por bloques y chapa pero preservando pozos negros, zanjones mierdosos, violencia ancestral y desesperadas condiciones de vida, indiferenciadas y sin esperanza, donde el derecho a la igualdad se vislumbra, desde escolar, en tener arma en mano porque ahí nadie entiende de papeles.

Resulta imperioso erradicarlos.

Hay que programar otra periferia. Menos riesgosa. Más parecida al resto.

 

Miles de casas deshabitadas.

Una ciudad de ausentismo dentro de la Capital (mientras los alquileres no cesan de subir). Lo inadmisible no debe ser admitido. ¿Entonces? Que las normas establezcan otros raseros. ¿Reforma urbana? ¡Sería una linda fiesta!

 

Veredas.

La Ley Orgánica Municipal hace responsables a los propietarios por la integridad de las veredas de frente a sus casas. ¡Una completa ruindad! ¿OSE? ¿Gas? ¿Árboles del “ornato público”? El que quiera pleitear, que pleitee, mientras tanto: a aplicar la Ley y, al tiempo que se plancha y almidona la urbe, se da oportunidad de trabajo no calificado a miles de personas sin empleo.

 

Vías de alta velocidad.

La Rambla, Avenida Italia y Bulevar Propios perdieron esta calidad. Autos y motos tupieron todo. A determinadas horas parecemos esos países donde recorrer 40 cuadras insume 40 minutos. No hay elevados, ni subterráneos, ni trenes eléctricos que deje a la Ciudad de la Costa a un cuarto de hora de Tres Cruces –aunque ha habido varias propuestas al respecto.

 

Ana, por favor, planificá el Montevideo del 2030.

Que se parezca a Zurich, a Estocolmo, a Rocha, a Paysandú, a cualquier pueblo del Interior.

Impedí que embadurnen monumentos y casas recién pintadas con estupideces grafiteras. Aleccioná. Inculcá uno y otro día, todos los días, las ventajas de vivir con mejor disposición: limpieza, urbanidad, buena vecindad. Buscá los apoyos necesarios.

 

Empezá ayer, que mañana es tarde.

 

 

Comments