Artículos‎ > ‎

LAS FISURAS DEL PUENTE Por Isabel Viana

publicado a la‎(s)‎ 1 jul. 2011 14:39 por Semanario Voces
 

 

 

 

 

La propuesta de construir un puente sobre la barra de la Laguna Garzón se ha transformado en un debate acerca de políticas territoriales y políticas de gobierno. Se enfrentan en torno a la misma, posiciones de dos gobiernos departamentales (Rocha y Maldonado) y el Ministerio de Transporte, con la comunidad local y grupos diversos sociales y académicos que priorizan la relación entre desarrollo y protección de los valores de naturaleza.

 

 

El proyecto de la ruta 10 con puente del MTOP data de 1950. Hoy se lo rescata en una negociación entre el empresario argentino Eduardo Costantini y la Intendencia de Rocha. El empresario se hace cargo de la construcción del puente, a cambio de algunas excepciones a la normativa vigente para el fraccionamiento “Las Garzas Blancas” que construye en el espacio entre las lagunas de Garzón y Rocha. Ese empresario vendió en Buenos Aires, en abril de 2008 lotes y puente, como una sola obra, iniciando un proceso de especulación en tierras en la zona.

Se realizaron dos Audiencias Públicas (Rocha y José Ignacio) para comunicar a la ciudadanía el proyecto y estudio de impacto ambiental del puente sobre la barra de la Laguna Garzón y escuchar lo que los asistentes dijeran al respecto. Ambas con más de 500 asistentes. El viernes 24, en la segunda Audiencia, pese al frío y viento, los asistentes permanecieron hasta después de medianoche bajo un techo liviano y carpas.

En los debates se levantaron algunos temas que ameritan difusión y debate más amplio.

 

TEMA I – VOCES EN LA AUDIENCIA

Hay que citar, en primer término, la carta a la Audiencia del Arq, Rafael Viñoly que acompaña esta edición, clara en sus argumentos irrebatibles, validada por una trayectoria técnica y académica impresionante.

Fue destacable el fervor con que gente de todo nivel económico se hizo presente y permaneció (pese al clima y la hora) con entusiasmo, compromiso y activa participación. El compromiso de la gente, con su lugar, su tierra, su paisaje y de su vocación de defenderlo resultó notorio. Hablaron pescadores, políticos, jardineros, científicos, inmobiliarios y personajes de alto nivel económico.

Se puso en valor el rol de la DINAMA y de las normas de protección ambiental. El Director Nacional, Jorge Rucks, condujo un tipo de debate que en esta instancia en que el país encara uso intensivo de ciertos recursos naturales, resulta imprescindible. Ahora la DINAMA tiene que decidir acerca los Estudios que le han sido presentados. Es una tremenda responsabilidad. Debiera ser una decisión puramente técnica. Pero aparece ubicada en un plano político, porque ¿puede la DINAMA oponerse a la postura que sustentan un poderoso Ministerio como el MTOP y dos Intendencias con competencia en la gestión del sus territorios?

 

TEMA II - ¿ACCIÓN PÚBLICA O PRIVADA?

DINAMA le otorgó al proyecto de puente presentado por el MTOP categoría “C” (“…incluye aquellos proyectos…  cuya ejecución pueda producir impactos ambientales significativos, se encuentren o no previstas medidas de prevención o mitigación.”) Todos los Estudios “C” deben pasar por Audiencias Públicas, según lo prescribe el Reglamento de Estudio de Impacto Ambiental (Decreto 119 del 2005). Por eso fueron convocadas las reuniones de Rocha y José Ignacio.

La presentación pública del proyecto de puente, en las dos audiencias, estuvo a cargo del MTOP, en las personas del Director Nacional de Vialidad (DNV), y de quienes lo acompañaban en la mesa: los consultores responsables de las dos etapas en que se llevaron a cabo los Estudios de Impacto Ambiental. Ninguno encontró objeciones mayores al puente. Éste apareció como una obra pública, gestionada ante el MVOTMA por el MTOP.

En José Ignacio, una asistente preguntó quién pagó los Estudios de Impacto Ambiental realizados. La DINAMA respondió con el texto legal: “… el interesado deberá realizar a su costo el Estudio de Impacto Ambiental (EIA) y solicitar la Autorización Ambiental Previa (AAP).” La gente exigió precisión y DINAMA respondió que el interesado era el MTOP. A demanda de la Audiencia, se le dio la palabra a las autoridades del MTOP presentes. La respuesta pareció cortar el aire. Fue: “… los pagó Consultatio”. Ese es el nombre de una de las firmas de Costantini, promotora del fraccionamiento “Las Garzas Blancas”, la que  pre-vendió fraccionamiento y puente en Buenos Aires en el año 2008.

Se publicó el 27 del cte. en La Juventud:

La Liga de José Ignacio reveló la existencia de un documento, firmado, entre otros por la Intendencia de Rocha, el Ministerio de Transportes y Obras Públicas y el  mismo Eduardo Costantini por el cual se encomienda a su empresa Jaswik SA  – hoy Garzas del Este SA - “Elaborar y entregar al MTOP el Estudio de Impacto Ambiental del puente y sus accesos...” y “... proporcionar al MTOP el apoyo técnico necesario para la obtención de la Autorización Ambiental Previa”.  La Liga dio a conocer el primer estudio de impacto ambiental, de mayo de 2009,  presentado por la empresa argentina Consultatio, también de Eduardo  Costantini, que “copiado y con la tipografía apenas cambiada, fue el mismo que presentó el Ministerio de Obras y Transportes para justificar la obra en febrero de 2011”.

Se oyeron voces en la Audiencia requiriendo la anulación del trámite por la actuación del Estado representando al inversor. Se escuchó que la gente sentía vergüenza ante la situación descrita.

 

TEMA III – UN PUENTE SIN SUSTENTO DE PLAN

Los intendentes de Rocha y de Maldonado y sus técnicos argumentaron vehementemente acerca de las ventajas del puente, afirmando la voluntad política y la validez de su decisión de construirlo. En sus exposiciones no se mencionó la conjunción del interés público y el privado.

Los argumentos legales de Rocha fueron de recibo:  Rocha tiene un instrumento de planificación (Plan de Parcial de Ordenamiento de Lagunas Costeras - 2010)  aprobado. Pero ese Plan, no incluye el puente.

Los argumentos de Maldonado fueron expuestos por el Intendente De los Santos, centrándose la comunicación y en el apoyo que Punta del Este y José Ignacio prestarían al desarrollo de esa área casi virgen de Rocha. La objeción surgió de pobladores presentes. Argumentaron leyendo las Directrices de Desarrollo de Maldonado, publicadas en 2010 por la Intendencia, donde se establece que se mantendrá la conexión blanda (balsa) en la alguna Garzón.

Ninguno de los Departamentos había incluido el puente en su planificación, uno de ellos recomendó la balsa. ¿Por qué hoy resulta imprescindible?

 

TEMA IV – SALDO DE INTERROGANTES

Muchas preguntas quedaron en espera de respuestas consistentes.

¿Se trata de una obra pública o de una obra privada? ¿A quien beneficia, quien necesita ese puente?

¿Es aceptable (¿legal?, ¿ético?) el que los estudios que debió haber realizado el MTOP (y que se presentan bajo su firma) hayan sido encargados y pagos por una persona (o sociedad) directamente beneficiada (en lo económico y en otros campos) por las decisiones propuestas?

¿Puede el MTOP tener la sensibilidad de retirar esos estudios e integrar al análisis la propuesta que sustentan los habitantes de la zona de un servicio mejorado de balsas, que ya está en el MTOP, pero en la Dirección Nacional de Hidrografía – cuyo informe de 1998 señala como muy riesgosa la implantación del puente?

¿Puede el MVOTMA generar un ámbito de negociación que analice desinteresadamente el tema  y que habilite a considerar soluciones alternativas en el marco de una planificación regional?

Creo que estamos a tiempo y que lo que está sucediendo puede sentar un valioso precedente en la materia de gestión territorial y de los recursos naturales. De igual forma, es un precedente importante respecto a los compromisos que los gobiernos pueden tomar respecto a bienes escasos, finitos y de trascendencia para la construcción de la calidad de vida actual y de de futuras generaciones.

Porque de eso se trata el famoso desarrollo sustentable.

 

 

 

 

Comments