Artículos‎ > ‎

Los 8 de octubre... ¡cuánta tristeza! Por Jorge Zabalza

publicado a la‎(s)‎ 12 oct. 2012 11:32 por Semanario Voces
 

Aquél domingo por la mañana acompañamos a Helios Sarthou en su última marcha. Una compañera, amiga de mi infancia minuana, se acercó adonde estábamos con Veronika y nos confió una vieja cassette. “Acá están los disparates de Huidobro cuando clausuraron Radio Panamericana. Tal vez les sirva para algo” nos dijo y siguió caminando. El luto de la jornada la invitó a entregarnos lo que había grabado dieciocho años antes. Otro compañero limpió en lo que pudo la grabación y la pasó a un CD y ahora les transcribo segmentos que parecen interesantes. 

A las cinco de la mañana fueron las amenazas y los empujones que anticiparon lo sangrienta que sería la represión a las cinco de la tarde de ese 24 de agosto de 1994. La gente que había pasado la noche en la esquina del Hospital Filtro se vió obligada a retirarse hasta Bulevar Artigas: eran muchísimos coraceros para tan pocos militantes. Casi enseguida llegaron Helios, Guillermo Chifflet, Sergio Previtali y Hugo Cores, los diputados de la dignidad. Habían oído la voz de alarma dada por CX 44 y CX 36. La muchedumbre concentrada en Jacinto Vera fue creciendo hasta ser miles al mediodía, momento en que la Mesa Política del Frente Amplio vino a saludar y respaldar el reclamo de asilo político para los tres ciudadanos vascos que, en una sala del hospital, hacían huelga de hambre seca en protesta por la decisión de extraditarlos.  

A media mañana, Eleuterio Fernández se adueñó de los micrófonos de “la 44” para “garantizar” el contenido político de la transmisión.  Con la voz de Leo Masliah entonando “soy un jodedor, soy un jodedor” como fondo, a eso de las catorce y treinta  discurseó con entusiasmo incontenible:  “....que nos disculpen por esta cortina musical.  No hay más remedio, para definir  la situación. Lamentablemente  es una mezcla de heroísmo y de basura. ¡Qué mala suerte tuvieron estos vascos, qué mala suerte! Del lado de enfrente como enemigos  tuvieron basura. Nosotros en otras épocas, en los enfrentamientos tenemos que reconocer que muchas veces  del lado de enfrente teníamos hombres, equivocados o no, pero teníamos hombres, que se enfrentaban a balazos con nosotros”.  El otro locutor lo apoyó  exactamente, ese es el saldo que te hace querer tu pasado e identificarte con tu pasado. Kafka ese escritor checoeslovaco de garra y de prosapia y a veces muy complicado, decía cosas muy simples ‘el valor de tu enemigo te honra’, y yo me sentía muy honrado muy a menudo con el valor del  enemigo”. Enfervorizado Fernández Huidobro remató con una sentencia: “ A veces es bueno tener un buen enemigo,eh? Qué desgracia tener que estar allí en el Hospital Filtro y tener enfrente enemigos  como los que se tienen hoy, en este momento en el Uruguay”.  

¿Quiénes serían esos buenos enemigos de otrora? ¿Calcagno y Aguirregaray, los amigos de Huidobro en el Batallón Florida, los que desaparecieron a Nelson Santana y Gustavo Inzaurralde? ¿Campos Hermida, el “Campitos” que protegió a Huidobro luego de haber asesinado a Ivette y Luis Martirena? Ya estaban presentes los elementos básicos de la teoría “el demonio -víctima perdona los crímenes aberrantes del demonio-victimario”, disfrazando de heroica lo que fue una salvaje cacería y olvidando como irrelevante lo esencial: el enemigo de los criminales fue el movimiento popular y no Fernández Huidobro.     

De inmediato en Radio Panamericana el operador cambió al “no pasarán” de los Quilapayún para que Huidobro informara que a las 18 horas se acuartelaría Radiopatrulla. La medida de los mandos policiales no achicó en absoluto al improvisado locutor, con fondo del  histórico “a redoblar” cantado por Rumbos engoló su voz y, pese a la gravedad de la situación, dijo “vamos a convocar a la población para que se dirija al Filtro porque falta ya dos horas y media para la convocatoria del PIT-CNT a las 17”. A esa misma hora,  contra las vallas policiales y con la voz conmovida por la emoción, la vasca Rosario Delgado Iriondo tomó un megáfono para agradecer la solidaridad del pueblo uruguayo e hizo todo lo contrario que Huidobro: dió por finalizada la movilización y llamó a retirarse de los alrededores del Hospital Filtro para no dar motivo a la represión policial. Todos los presentes se daban cuenta del color que estaban tomando las cosas y se sintieron responsables por las madres con bebés en carritos, los ancianos y los niños que habían respondido a la convocatoria. Desde la lejanía del estudio de “la 44”, Fernández continuaba percibiendo muy distorsionada la realidad y larzó al aire una arenga dirigida  a los ‘botijas’: “¿querían conocer el rostro de la oligarquía?, ¿querían tener una lección de sociología, de historia, de politología? Bien ustedes mismos la están protagonizando y la están recibiendo  Este es el rostro de lo que en la década del sesenta llamábámos oligarqua”  y la música refrendó sus dichos con la potencia de Larbanois-Carrero en “ocho letras”. En un arrebato de prudencia, el otro locutor llamó a la serenidad y firmeza porque “esta lucha es larga, una lucha muy larga, hay que saber asimilar victorias y derrotas y sobre todo derrotas con honor, tenemos profundo orgullo de ser hijos de este pueblo y de lo que está protagonizando”. Pero  nada ni nadie podía detener la verborragia de Huidobro “una discrepancia con el Negro, la lucha no sólo será larga, la lucha será eterna,  siempre habrá luchas y cuando no haya lucha, habrá muerte, habrá parálisis, habrá esclerosamiento, y la lucha es, además,  la función de la juventud, no hay otra, cuando deja de haber lucha es porque nos estamos volviendo viejos”.  ¿Qué le pasó Fernández?, ¿decidió congelar la lucha por viejo o por otra razón más valedera?

Paso seguido, Huidobro arremetió de frente contra los dueños del Uruguay  se sacaron la careta, están mostrando la cara verdadera, la que tienen, se la está mostrando a todo el  mundo.... ¿ será posible hacer acuerdos de Estado con esta gente? ¿ hacer jueguito lindo con esta gente?  ¿toque y toque en el medio de la cancha?, ¿fair play con esta gente?, se sacaron la careta y salieron con la pata levantada.  ¡Esto se llaman oligarquía!” ¡Quién diría que una vez autotransformado en gobernante, el ex-guerrillero Fernández no sólo firma acuerdos de Estado con los dueños del Uruguay sino también con Frank Mora, el enviado del imperio. Quién diría que Huidobro, tras su presidente Mujica, serían la nueva careta con que el régimen oligárquico e imperialista esconde su espantosa cara. Está visto que no se puede escupir para arriba.

La grabación culmina con el siguiente y exultante diálogo. Huidobro se lanzó a la pelea, desde el estudio, por supuesto: “No está muerto quien pelea,  vamos a ver si se los llevan o se quedan,  eso está por verse todavía, los partidos  terminan en el minuto noventa”.  

Y  los uruguayos siempre ganamos de atrás”, terció su acompañante.  

Huidobro sentenció entonces: “A seguir jugando y peleando hasta el último momento que hay gente dispuesta a pelear  adentro del Filtro y hay gente dispuesta a pelear afuera. ¿Verdad? En todo caso siempre va a triunfar la vida, porque la muerte va a estar en el cobre  hostigado  de la sexta moneda,  ¡ahi está la muerte!

La muerte sin embargo llegó a Jacinto Vera en ancas de los hoy subordinados al delirante locutor... quién ha olvidado ese pasado tan inmediato y contribuye a la impunidad de los asesino de Fernando Morroni y Roberto Facal.

Acerca de enamoramientos...

El entrañable Cacho escribió al no menos entrañable Jorge Rossi:  Te lo diré en términos caneros: mucho biru....biru..., mucha foto de marchas en Europa y Chile, primavera árabe, etc. mucho artículo de términos duros y apocalípticos, Tá ? Pero EL PROBLEMA sigue congelado en EL HACER. Ni vos, ni el Tambero, ni Amarelle, ni el Foro de San Pablo, y tanti cuanti, no tienen una sola propuesta concreta que pueda ENAMORAR a la juventud desconforme, que sin ninguna duda existe y se mueve. No se les cae una sola idea sobre EL HACER”. Las palabras de un viejo compañero obligan a pensar.  Además sus dichos reflejan la opinión de muchos y, por elemental respeto, se debe intentar una respuesta.

La juventud chilena ha regresado a las grandes alamedas, piensan por sí mismos y la enamoran sus propias propuestas. Luchan para cambiar el mundo, no precisan de veteranos que les enseñen nada. Tampoco parecen necesitar de consejeros los pueblos indignados y algo más que soportan el actual envión de las grandes corporaciones financieras y luchan  en el Estado Español, en Grecia y en Portugal. A  medida que crece su lucha se profundiza, sistematiza su “saber” y se enamoran. La primavera árabe, las movilizaciones europeas y el “okupa Wall Street” no son explosiones ajenas a nuestra realidad provinciana. Gracias a la mundialización del capitalismo a todos aqueja la misma enfermedad  y gracias a la revolución tecnológica la admirable alarma se reproduce sin fronteras.  Las ideas y experiencias van de pueblo a pueblo, incluso llegan a este lado del Atlántico. En los ’60 también fuimos hijos de revoluciones muy lejanas, si mal no recuerdo. Difundir manifestaciones de rebelión ES UN HACER bastante importante, porque los medios masivos no informan y tampoco lo hace la prensa “oficialista” del progresismo.

La bonanza de las commodities y el modelo “neoliberalismo con políticas sociales” crean la sensación de vivir nuevamente en el país de las vacas gordas, nada puede enamorar a las masas ya enamoradas del Pepe, Tabaré y Astori más que del proyecto de soja, celulosa y minas a cielo abierto. El optimismo es contagioso y los compañeros más politizados sienten que por distante, es imposible que el contexto internacional afecte la “pax social progresista”. La sensación de lejanía y blindaje se extiende a los que ocurre allende los Andes. En ese clima tan conocido por los que vivieron el Uruguay Batllista, muchos se hacen los distraídos para no ver la marcha a paso redoblado hacia la primarización, el extractivismo y la extranjerización de la economía, el rumbo real que SU gobierno está imprimiendo al proceso. No percibir y omitir la crítica es también un HACER, la indiferencia es una forma de complicidad.  ¿Cómo pueden acatar la “disciplina partidaria” y no decir nada sobre chanchullo de PLUNA? ¿cómo pueden abstenerse de reaccionar ante el malinchismo barato de los contratos con Montes del Plata y con Aratiri?  ¿Cómo pueden creer que beneficia al pueblo uruguayo el crecimiento exponencial de las ganancias que se llevan los inversores extranjeros? Están tan enamorados del elenco gobernante que pasan por alto la realidad. No, eso no es amor, es creencia religiosa. El sentimiento de religiosidad que antes sirvió para empujar a la lucha y hoy día opera como freno,  paraliza a la militancia frenteamplista del borde izquierdo. No se quiere poner un palo en la rueda del gobierno, pero se deja rodar libremente a los jodedores internacionales. Es hora volver a la canción del Leo Maslíah.

Lo ideológico hoy no enamora a nadie.

Hace bien poco estuvimos en Porto Alegre con Jair Krischke, que desde el secuestro de Lilián Celiberti y Universindo Rodríguez (1978) y apoyado por un puñadito de compas, viene peleando sólo contra el mundo, la impunidad y  el Cóndor. No hace tanto que fue el artífice de la extradición a la Argentina de Manuel Cordero, el criminal “escondido” en Livramento a la vista y paciencia de dos gobiernos progresistas. También en Porto Alegre vimos un documental de Carlos Pronzato sobre la historia de las Madres de Plaza de Mayo, sus primeras rondas, unas cuantas mujeres, algunas de subida edad,  rodeadas de uniformes camouflados y rostros amenazantes, infiltradas por el asesino Astiz. Miradas con temor e indiferencia por todo el espectro político, ellas prosiguieron la búsqueda, agitando su mudo mensaje de denuncia de las atrocidades de los genocida.. Sin olvidar el ejemplo de nuestras madres, de la Tota Quinteros, Sara Méndez, Maria Ester Gatti, Luisa Cuesta, las familias Artigas y Barrios y tantas otras, cuya sed de verdad y justicia no se pudo ser detenida por las concesiones que hizo el sistema político desde el Pacto del Club Naval a la fecha.  

Aunque no fue una teoría explícita de las madres, la actitud de principios que sostuvieron sin prisas y sin pausas durante largos años resultó ser una estrategia política de valor indudable. Ejemplos parecidos abundan,  ¿cuántas generaciones de predicadores sin gran auditorio fueron necesarias para que en diez días los obreros de San Petersburgo conmovieran el mundo?. Sin el sedimento que durante casi un siglo fueron dejando caer anarcos, socialistas y comunistas... ¿habrían sido posibles los quince días de la Huelga General de 1973?  Sin los años de trabajo hormiga del pequeño grupo que  encabezaba Raúl Sendic, ¿podría el MLN (T) haber concitado el apoyo de importantes sectores desde 1969?  Es cierto, lo ideológico hoy no enamora a nadie, pero la crítica seria y persistente al sistema capitalista y sus administradores políticos es una estrategia válida en tiempos de sequía, la estrategia de quedarse plantado como una estaca en los principios, del no nos moverán cuando todos retroceden hacia las ideas del capitalismo. Aunque los sembradores sean un círculo  pequeñísimo  se están sentando las bases de la conciencia y  del entendimiento político. Cultivar una rosa roja sin saber cuando llegará la primavera que la haga florecer, es poco  gratificante, pero es el QUEHACER posible en estos tiempos marcados por el abrazo estrecho de los ex-guerrilleros con el latifundio, las corporaciones transnacionales, el Pentágono y cuanta culebra inmunda se les cruza por el camino. En la historia no existen revoluciones que no hayan sido fertilizadas por años y décadas de prédica en el desierto.

Cuánta tristeza cada 8 de octubre!

El 8 de octubre de 1969 Fernández planificó y participó en la toma de Pando, un acto guerrillero de homenaje a Ernesto Guevara, asesinado dos años antes en esa misma fecha.  Fernández  lloró el asesinato de tres compañeros suyos, estudiantes muy jóvenes convocados por el MLN (T) para tomar las armas y hacer la revolución. Huidobro es el autor de la mayor parte de los documentos fundacionales de la Organización y de la fundamentación de porqué era necesaria la lucha armada en el Uruguay de los años ’60.  Alfredo Cultelli, Jorge Salerno y Ricardo Zabalza no eran inocentes, dieron sus vidas convencidos de que era una lucha continental contra el imperialismo. Cuarenta y tres años más tarde Fernández planifica y participa del Concilio de Punta del Este, oficia de  anfitrión en el aquelarre de los dueños de los “fierros” y de los centros de tortura del continente.  León Panetta, ‘the boss’, explicará a los ministros de defensa de América La Pobre la estrategia político-militar de América La Rica. Luego, Panetta proseguirá su gira por los vastos territorios coloniales donde asientan las bases militares yanquis y en Bruselas explicará a los miembros de la OTAN la estrategia político-militar de los EEUU para dominar el mundo. Así de sencillo y reiterativo.

Eleuterio Fernández Huidobro pasó de guerrero por la liberación de los pueblos oprimidos a alcahuete mayor de los ejércitos que los oprimen. De luchador por la emancipación social de la raza humana pasó a ser un operador político del sistema opresivo más inhumano  de la historia. Fueron muy oscuros y retorcidos los recovecos sicológicos y políticos por los que transitó su espíritu hasta degradarse en forma tan radical y terrible. Siento tremenda vergüenza por verme obligado a escribir estas cosas: estuve muy cerca de Fernández durante más de veinte años, compartiendo “rastrojos de sangre”, los miedos y broncas de los calabozos, los sueños de la revolución, planes de lucha y operaciones concretas. También disfrutamos muy hermanados las alegrías, fugas y amnistía, el esfuerzo por organizar y debatir, las victorias y picardías, la grappa con limón y los trinufos futboleros. Siento vergüenza por ese sentimiento religioso hacia “el” compañero que  me impidió percibir su verdadera personalidad y el verdadero contenido de su pensamiento. Poco después de descubrir las pezuñas, salí a dar el alerta, pero era tarde, demasiado tarde, nadie lo creía y el monstruo real ya había escapado y era indetenible.

Fernández es el colmo de la inmoralidad intrínseca de la democracia burguesa. No hay ninguna forma de votar contra la derecha que no signifique entronizar personajes de la catadura de Fernández  y otros de su especie, lo suficientemente inescrupulosos para acordar estrategias continentales con los EEUU y permitir  tramoyas como la de PLUNA.  En el 2014 Tabaré Vázquez obtendrá seguramente el respaldo para estrechar aún más los vínculos con el imperialismo y para proteger los negociados de algunos de esos lúmpenesburgueses que rodean a la cúpula del Frente Amplio.  ¿Esta es la propuesta que ENAMORA?, ¿por gente cómo ésta convocan a votar? Mi conciencia queda más tranquila en el “que se vayan todos” y el “voto protesta”. No quiero sentir más la vergüenza de no ver lo evidente.      

 

Comments