Artículos‎ > ‎

MÁS IMPORTANTE QUE OBAMA Y ROMNEY Por Hoenir Sarthou

publicado a la‎(s)‎ 8 nov. 2012 9:05 por Semanario Voces
 

Mientras escribo estas líneas, la población de los Estados Unidos está eligiendo al que será su próximo presidente.

Hasta hace unos años, eso era casi como decir que se estaba eligiendo al próximo presidente del mundo. Sin embargo, las cosas están cambiando.

Por ejemplo, dada la actual correlación mundial de fuerzas, lo que está ocurriendo en China, el inminente congreso del Partido Comunista y las purgas en la cúpula del gobierno, probablemente tengan una importancia bastante similar para el resto del mundo.

Pero, en este momento, cuando me refiero a cambios,  no estoy pensando en elecciones ni en congresos partidarios. Pienso, más bien, en una noticia que pasó casi desapercibida, a pesar de que el hecho ocurrió nada menos que en el seno de las Naciones Unidas.

El pasado 27 de setiembre, a propuesta de Rusia y con el apoyo, de veinticinco países, incluidos China e India, el Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó un documento titulado “Promoción de los Derechos Humanos y las Libertades Fundamentales mediante un mejor entendimiento de los Valores Tradicionales de la Humanidad”.

El título, largo y farragoso, intenta disimular que el centro de su contenido es la expresión “valores tradicionales”.

¿Qué son los “valores tradicionales”?

Es difícil precisarlo (como a veces lo es saber que son exactamente los “derechos humanos”). Sin embargo, luego del duro debate y de las maniobras, en uno y en otro sentido, que rodearon la aprobación del documento sobre valores tradicionales, queda claro que el mismo apunta a revalorizar las tradiciones culturales de un muy importante número de países (por lejos la mayoría del mundo en términos de población) que no se sienten conformes ni reflejados por el manejo  del concepto de “derechos humanos” que viene haciendo la ONU.

Las protestas que la resolución ha despertado en las organizaciones feministas, en las de homosexuales y, en general, en las organizaciones promotoras de los derechos humanos, indican que esas organizaciones han hecho la misma interpretación y están preocupadas.

En teoría, los derechos humanos son un conjunto de derechos universales que les corresponden a todas las personas por el solo hecho de serlo.

La nueva resolución parece ser señal de varias cosas.

Por un lado, es la primera señal orgánica e institucional de que los derechos humanos no son tan universales como lo pretenden la ONU y las potencias occidentales. Es obvio que una muy importante parte del planeta no los comparte. Eso abona la tesis, hasta ahora meramente especulativa, de que los derechos humanos son una construcción de la cultura occidental y que han sido impuestos al resto del mundo por el predominio material, militar e ideológico de las potencias occidentales.

Por otro lado, es fácil suponer que el uso y el abuso que las potencias occidentales (EEUU y Europa) han hecho de los derechos humanos, como pretexto y justificación de guerras e invasiones, no ha contribuido a prestigiar a esos derechos, particularmente en los países de mayoría musulmana.

Por último, no es casualidad que esta resolución se plantee y se apruebe ahora. La crisis económica que afecta a los EEUU y a Europa, las guerras en que esas potencias se han empantanado y el surgimiento de potencias emergentes (como, nada casualmente, China e India) pueden ser, a la vez, causa e indicador de que la correlación de fuerzas mundial esté cambiando y de que vaya a cambiar más aun en los próximos años.

Sin duda, habrá cambios políticos y económicos en el mundo. Y esos cambios no serán posibles sin una ideología que los respalde y legitime.

El cuestionamiento de los derechos humanos y la reivindicación de los valores tradicionales de las culturas no occidentales bien pueden ser la avanzada ideológica de ese fenómeno.

En todo caso, las potencias occidentales y, en general, la cultura occidental, harían bien en moderar su soberbia y en dejar de creer que ven al mundo cuando se miran al espejo.

     

Comments