Artículos‎ > ‎

METIENDO FRESA EN LAS CARIES por José Luis Baumgartner

publicado a la‎(s)‎ 15 jun. 2013 14:29 por Semanario Voces
 

El último VOCES dedicó varias páginas a ventilar el acomodo político –al trascender que funcionarios municipales de confianza fueron trasladados de puesto por no cumplir con las expectativas puestas en ellos-. ¿Caso repetido? Tema siempre actual. Acogió diversas opiniones. Valiosos aportes.

Fernández Faingold, ex ministro de Trabajo de la administración Sanguinetti, entre otras cosas, dijo: “No conozco un solo país que no utilice métodos clientelísticos para llenar posiciones de trabajo en el aparato del Estado. Ninguno”. “La verdadera discusión pasa por el contexto de la repartija, por cuáles son los cargos que se reparten, cómo se hace el reparto y cuáles son, o deberían ser los límites”. “Lo más común en el mundo es que la repartija se dé para roles ocupacionales sin especialización. El lío comienza cuando, como se ha hecho en el Uruguay, se reparten de la misma manera cargos que requieren algún grado de especialización”. Afirma que, Mides mediante, el FA “ha logrado llevar el arte del clientelismo a su máxima expresión” –y se explaya en el tópico-.

Pedro Bordaberry, tras señalar la falsa oposición: políticos vs. técnicos, concluye: “Si se designa a alguien en un cargo por amistad, apoyo electoral o conveniencia se está procediendo mal”.

Carlos Varela, diputado del FA, expresa: “Nadie podrá sostener que el FA ha utilizado la práctica del clientelismo”.

Isabel Viana, en cambio, sostiene que “la izquierda está actuando igual que lo que antes criticaba de los partidos tradicionales” perdiendo sustento ético.

Verónica  Cortabarría, militante del Partido Colorado, empresaria, hace ruido.

Ricardo Peirano, director de El Observador, apunta: “No es una definición ética sino fáctica: el “acomodo” ha estado presente en todos los gobiernos en este país, de cualquier signo que sea, y me animaría a afirmar, en cualquier país del mundo, desarrollado o no”. “La izquierda hace lo mismo que hicieron los partidos tradicionales y éstos, desde la oposición, critican al FA por hacer lo que ellos hacían”. Propone profesionalizar los cargos más importantes de la administración, para que no cambien con cada gobierno. “La meritocracia debe predominar por sobre la amigocracia”.

Días antes, el diputado Lacalle Pou también mentó ampliamente el clientelismo político. Revolvió el avispero. Se exaltó. U$s 46 millones en cargos de confianza. Calculó el número de escuelas, liceos, ambulancias y patrulleros que se podían adquirir con ese tortón de guita.

No es cuestión de cobrar al grito, ante un público botellero y sólo veedores de la contra. Calma calmol. El Estado es el gran patrón y a la hora de vos sí, vos no, los de la planta, cuestión de confianza, lógico, se llevan la carne gorda. ¿Puestos y ventajas por votos? ¿Doy para que me des? Un poco sí y un mucho no. La cuestión es dar servicios a la gente. Para eso existen: el presupuesto y las necesidades de la indiada. En los resultados generales está la clave de la función. Tampoco hay que creer que todos bajan de camiones de baranda baja. Hay, hubo y habrá  servidores públicos de primerísima línea. Visionarios. Estadistas. Gestores ejemplares. De pie, señores: cito a Brechner, Iglesias, Riet, Méndez, Puntigliano, Rama, Kreimerman, Daniel Martínez, Astori, Caloia… ¡Oh, tantos! Imposible hacer un mínimo listado…

¿Se precisan los cargos de confianza?

Obvio. Terminados los debates, si el gobierno decide que la regasificadora, el puente de aguas profundas, la explotación del hierro todavía bajo los campos, el ferrocarril, son imprescindibles, está obligado a nombrar equipos comprometidos con tales empresas –mientras la talú chilla.

 

Que Lacalle Pou concrete sus denuncias.

Que el FA investigue y dé respuestas.

Que Mónica Xavier destape tarros o cancele protestas con datos precisos.

Que HF Faingold se enjuague la boca y luego siga hablando.

Que se recuerde que ni el clientelismo de un siglo salvó al Partido Colorado de caer en la quiebra imperdonable del no batllismo.         

 

Comments