Artículos‎ > ‎

Ni oportuno ni necesario Por Ricardo Peirano*

publicado a la‎(s)‎ 4 may. 2012 13:53 por Semanario Voces
 

Sobre el Tratado de intercambio de información tributaria que Uruguay firmó con Argentina la semana pasada, se seguirá debatiendo en los tiempos por venir. Algo muy deseado por Argentina desde hace muchos años, incluso por gobernantes de un signo opuesto al los Kirchner. Y algo que Uruguay resistió todo lo que pudo. Cuando entró en la cancha la OCDE a pedido de Argentina, a Uruguay le quedaba poco tiempo para arreglar las cosas. Lo hizo defendiendo al menos la no retroactividad y evitando la doble tributación. También se limitó a un número especificado de casos y se logró excluir la obligación de dar información  al barrer.

Uruguay no tenía muchas opciones excepto firmar “algo” con Argentina. Es verdad que la OCDE no tiene sanciones específicas para quienes están en una lista gris o negra. Pero no es nada bueno ponerse a la comunidad internacional en contra, y máxime siendo un país pequeño. Pero tenía probablemente otros caminos distintos al que se siguió. Tenía por de pronto caminos similares al que siguió Suiza con el Reino Unido y con Alemania. La autoridad fiscal suiza no dará información de personas o empresas concretas pero sí recaudará el impuesto correspondiente sobre depósitos de extranjeros y entregará esa suma al fisco de Alemania y del Reino Unido sin dar información sobre quienes son los titulares de los mismos.

Por otra parte, Uruguay debió haber utilizado ante la OCDE el argumento de “quién es” el que pide información. Un país especialista en desconocer tratados, en no pagar sus deudas (con festejo incluido), en expropiar los activos financieros de sus habitantes mediante licuaciones, conversiones forzosas de títulos de deuda pública a otras monedas y plazos. Y, en los últimos años, un país con un grave debilitamiento interno de la calidad institucional, de la separación de poderes, expropiaciones de empresas, etc. No es un curriculum muy favorable para andar exigiendo a otros países que realicen acuerdos o firmen tratados o cumplan obligaciones internacionales. De hecho, con las trabas al comercio exterior el actual gobierno argentino está violando las normas de la OMC y está haciendo añicos el espíritu y la letra del Tratado del Mercosur.

Por lo demás, no fue demasiado oportuno el momento en que firmó el acuerdo pues, a raíz de la expropiación de YPF, Argentina se ha convertido en un paria de la comunidad internacional. Firmar el acuerdo pareció una clara señal de apoyo al régimen K en un momento en que aislado internacionalmente.

Algunos, sostienen, por último, que Uruguay debió pedir algo a cambio. Por ejemplo, el levantamiento de trabas a las importaciones. No nos parece conveniente cambiar un tratado por una medida administrativa tan ilegal como el corte de los puentes. Lo que Uruguay debió y debe exigirle a la Argentina es que cumplan ellos los tratados y compromisos internacionales. Simplemente con eso, estamos mejor que pagados. Es que el derecho es la fuerza de los más débiles.

 

*Director de El Observador

Comments