Artículos‎ > ‎

No debe haber matones en el Estado Maria Julia Muñoz

publicado a la‎(s)‎ 13 ago. 2015 12:45 por Semanario Voces

La violación de derechos humanos en el Sirpa, me dejó primero perpleja.

Me entero de la denuncia penal contra un dirigente sindical y me sorprendo.

Vaya, es el vicepresidente del PIT-CNT recientemente electo.

Me generó dudas la situación.

Cuando se ven los hechos, genera indignación, no de la puntual y pasajera frente a hechos de desmanes que uno matiza con la pasión mal procesada de un momento de enojo o frustración.

La indignación del uso de la fuerza bruta, frente a jóvenes que la sociedad paga por su reeducación y que el Estado debe velar por ello.

Por lo cual mi primera reflexión es que antes de opinar, hay que informarse bien. Se me fue la ambigüedad y me di cuenta que ninguna organización social y menos la representante de trabajadores honestos, puede apañar esta violación.

Creo que hizo muy bien la Directora del SIRPA y que la justicia no debe amparar ni las violaciones de Derechos Humanos de la Dictadura y tampoco las de la Democracia.

Cuidar la Democracia es cuidar sus Instituciones. Y para eso no debe haber matones trabajando en el Estado. Ni en el SIRPA, ni en el INAU, ni en la Policía, ni en ningún organismo Público.

Los que sólo saben hacerse respetar por el uso de la fuerza deben reeducarse, pero no prestar funciones en el Estado.

En general no participo del linchamiento mediático de nadie, aunque me den ganas de escribir, pero  creo que esto es diferente.

Pasó los límites y para las mafias rompió los códigos.

La política nos lleva por senderos que no planificamos. Hoy me siento que mirar el futuro de niños y adolescentes me gratifica mucho, pero que mi compromiso es con un Programa de gobierno que defiende los derechos humanos, que el Frente Amplio como decía el General Seregni es una” fuerza pacífica y pacificadora”.

Que el Pepe D’Elia no toleraría en sus filas este tipo de  gente.

Y por eso creo que éste hombre que miraba lo que justificó como dentro de las pautas y los que usan y abusan de la fuerza bruta, no son capaces de la tarea que realizan y menos de ser sindicalista.

Recuerdo que cuando era estudiante y me encantaba escuchar a Héctor Rodriguez, siempre decia “el militante debe ser el mejor estudiante”.

Por los valores que debemos proteger y custodiar entre todos, el país que quiere profundizar la Democracia no tiene espacio entre sus filas de constructores de una cultura de paz, para  dirigentes de este tipo,

 

 


Comments