Artículos‎ > ‎

Que el letrista no se olvide… Por Javier de Haedo

publicado a la‎(s)‎ 20 dic. 2012 12:21 por Semanario Voces
 

Termina 2012 y vaya si pasaron cosas. Es la hora de recordarlo. Aclaro que el repaso ha de ser incompleto, porque no está sacado de un registro ordenado de sucesos sino fundamentalmente basado en la memoria del autor.

Comenzaré por la economía, para despuntar el vicio, pero la abandonaré rápidamente para pasar a áreas más entretenidas. Uruguay siguió creciendo, pero menos, y el consumo siguió volando, vendiéndose por segundo año consecutivo más de 50 mil autos nuevos. Asistimos a un combate entre inflación y competitividad y ambos terminan el año magullados. Pero ya comenzó otro, esta vez entre salario y empleo y los primeros rounds hacen prever un gran duelo, en el que por ahora el único golpeado ha sido el empleo. Alguien twitteó los otros días que desde ahora los conflictos sindicales se habrán de medir en términos de la escala de Richard, donde el grado más alto implica que alguien “se la coma doblada”, diría Richard. La oficina de deuda del MEF siguió cosechando éxitos y blindando al país para la próxima crisis, que por ahora no llegará. Y uno de esos éxitos fue la recuperación del investment grade en el Otoño. Más tarde, en Primavera, fue la OCDE la que nos levantó la calificación. Astori y su equipo proclaman una y otra vez la ruptura con el pasado blanqui-colorado pero Moody´s no concuerda y pone las cosas en su sitio: señala que en Uruguay no importa el color del gobierno porque todos hacen las mismas políticas conservadoras. El equipo económico astorista sigue en pie y el otro sigue al acecho. Ya le llegará su tiempo.

Entre la economía y la región, están las medidas argentinas que fueron in crescendo a lo largo del año, y que afectaron nuestras exportaciones y dificultaron y encarecieron el acceso a los dólares para los turistas que quieran venir. En la interna argentina los ánimos se fueron caldeando y, en una actitud que los pinta de cuerpo entero, copian la usanza del Hemisferio Norte para denominar las fechas clave con el número del día y la inicial del mes. Claro, en Argentina y en 2012, todas esas fechas refirieron enfrentamientos sociales y políticos (13S, 8N, 20N y 7D). Alguno dijo que no sabía si eran fechas o si se trataba de la Batalla Naval. En todo caso, CFK quedó “tocada”. Mientras tanto en Brasil, cuya economía también aflojó, la Justicia procesó altos funcionarios del Gobierno Lula en pleno Gobierno Dilma: Democracia, República. Para completar el panorama del Mercosur, a Paraguay lo echaron por la puerta trasera y a Venezuela lo hicieron entrar por la ventana. Fue entonces cuando nuestro Presidente lanzó una de sus frases célebres del año, aquella de que “lo político está por encima de lo jurídico”.

Donde sí que estuvo bien movido fue en la política. Acá hubo de todo. Obviamente, el país siguió dividido en mitades, no sólo en las encuestas. Pedro y Lacalle consiguieron las firmas y habrá plebiscito sobre el tema inseguridad pública junto con las elecciones de 2014. Lacalle Pou, sin ser precandidato, ya está segundo en su Partido, previsiblemente. ¿Vuelve Tabaré? Empezó a volver pero… Interesante lo de Sendic, que se pone a pensar en políticas de largo plazo y muestra gran poder de convocatoria, más allá de su partido y en el ambiente empresarial. Un día Pedro, con razones fundadas, dijo “Nos Vamos” y Vamos Uruguay dejó los cargos. El resto se quedó, aún después de que les sacaron a Gabito por controlar. Y si era para controlar, ¿por qué no pusieron sustituto? Y si no pueden controlar, ¿para qué se quedan los demás? La temperatura subió inusitadamente sobre fin de año con las alusiones del Presidente a las señoras de los dirigentes blancos y con algunas respuestas de los dirigentes blancos. Más que alusiones y respuestas, insultos cruzados lisos y llanos. También se puso fin, este año, a la Guerra de las Patentes.

La cuestión de la enseñanza pública estuvo sobre el tapete todo el año y tuvo sus víctimas, más allá de las habituales (los estudiantes): los directores oficialistas del Codicen. Mujica demostró su preocupación por la juventud cuando recibió, en octubre, el Doctorado Honoris Causa de la Universidad de La Plata. Dijo en esa instancia académica: “gurises no la dejen escapar, no vivan la juventud al pedo”.

Una nota (positivamente) discordante fue la foto (no fue la primera ni será la última) de los cuatro ex presidentes juntos y sonrientes. Lo más interesante es que ésta fue en la sede de uno de los partidos, el Colorado. Fue la misma semana en que en Argentina, dos millones se movieron contra el gobierno K (8N). La foto del Obelisco porteño rodeado por una multitud contrastaba con la de nuestros cuatro ex presidentes.

También hubo noticias en el fútbol. Coherentemente con tantas cosas que nos son propias, los dos futbolistas clave en los grandes fueron Zalayeta (34 años) y Recoba (36 años). Peñarol volvió a ganar el Apertura tras 16 años y dio pasos importantes para concretar el sueño de su estadio. La selección nacional perdió posiciones a lo largo del año en el ranking FIFA y termina el año sexto en la tabla de las eliminatorias para Brasil 2014. La novedad más interesante fue descubrir que Cavani puede jugar atrás de Cáceres. Ah! Y Carrasco volvió y se volvió a ir.

En un curioso paralelismo entre política y religión, Héctor Lescano y Gonzalo Aemilius fueron removidos de sus cargos, los que desempeñaban de manera excelente, a juicio de todos. Lo peor es que en el primer caso, eso fue reconocido al momento de su remoción. Y en el segundo… me hizo recordar lo que ocurrió hace muchos años con otro cura destacado, Ernesto Popelka. ¿Nadie es profeta en su tierra?

También con la religión de por medio, estuvo el caso de la Profesora Rovira, que había sido designada para ser Rectora de la UM pero cuyas declaraciones sobre tréboles de cuatro hojas le trajeron mala suerte y le hicieron perder esa posición. Otra señora y profesora, Graciela Bianchi, siguió destacándose por su búsqueda de la excelencia y su criterio independiente. Eso sí, con el estilo del “Ruso” Pérez.

Volviendo a la política, pero en su punto de encuentro con lo social, están los tres temas “del año” y que algunos, con doble intención, afirman que serán los del gobierno: la marihuana, el aborto y el matrimonio “igualitario”. También acá la sociedad se muestra dividida, pero las fronteras de la división atraviesan a los partidos. Unos sostienen que implica adecuar la legislación a una realidad que evolucionó. Otros sostienen que se trata de retrocesos.

También en la política y con impacto en la economía (finanzas públicas, turismo, negocios) está el caso Pluna, seguramente el tema de mayor impacto en el año. Y no precisamente, como se llegó a decir, porque menos del 1% de los uruguayos viajen en avión. El impacto del caso lo sufrirá de un modo u otro toda la población, como beneficiaria del turismo y como contribuyente de impuestos. Además, la población toda asistió a una gran novela, donde no faltó un “Caballero de la derecha” ni aquello de “Hermano, retirate o te retiramos”.

Por último, fue un año en el que alternamos entre alertas amarillas, naranjas y rojas, en el que padecimos ciclones extra tropicales, tornados varios y hasta una tromba marina. Y en torno a esos temas, escuchamos pronósticos de la agencia oficial de Meteorología (que estuvo de paro varios meses), expertos privados y el famoso MetSul gaúcho. Pronósticos no siempre coincidentes, en el tenor de las advertencias y en su timing. Y en ese contexto, señales confusas y tardías, muchas veces, del sistema oficial de emergencias y de otros entes públicos.

En fin, para los que dicen que en Uruguay no pasa nada, los hechos demuestran que pasan muchas cosas, aunque seguramente coincidiremos en que no da para estar demasiado conformes con el saldo de los sucesos referidos. Lo que sí es claro es que este año, como quizá desde hace muchos no sucedía, los letristas de Carnaval habrán de contar con insumos en abundancia, en exceso, para ello, hasta el punto en que quizá deban seguir ajustando los textos hasta las vísperas de subir a los tablados.

Comments