Artículos‎ > ‎

TREMENDISMO por José Luis Baumgartner

publicado a la‎(s)‎ 3 jul. 2014 13:49 por Semanario Voces

Estilo de toreo, mezcla de acrobacia y loco desafío, con el que algunos enfrentan al bicho, inermes, sin más utensilio que su vocación por el peligro; y, más ampliamente, tendencia a forzar la expresión (literaria, artística, periodística) exagerando las notas violentas, desagradables, inmorales y alarmantes. Afición vernácula. Los que andamos en la vuelta solemos incurrir en ella. Nadie está libre de resbalarse. La pasión por la exactitud y la belleza a veces obnubila. 

 

Ciertamente, las “verdades oficiales” –percudidas de falsedad, hipocresía y creencia en que desde el poder cabe fabricar la realidad al propio antojo- “retraen a personas sinceras y de buena fe y atraen a oportunistas, insinceros, autoritarios y corruptos”, bien estampó Hoenir Sarthou, en Voces, 19/6. Pero, hermano (¿estaré cegardo o qué?), no percibo aquí, ahora, esa desviación despótica. Por lealtad a nuestra amistad, siento que debo manifestar este reparo.

“Siempre, absolutamente siempre, tuvimos discrepancias…; las discrepancias son buenas, ayudan a elegir caminos”, dijo el Pepe, quien (amigotes impresentables, ignaro del buen callar, hablador incansable, boludeces al menudeo, actor universal), teniendo la humildad como valor básico, el estar al servicio de y no al revés y el saber que la mejor dirigencia es la que deja una mejor que ella, es un borrador de sí mismo y de su entorno, en continua exposición. Nada menos “oficial” que sus tanteos. Nada más “verdad” que sus aseveraciones. Dice lo que siente o piensa. ¿Preside régimen estalinista? ¿No serio? ¿Corrupto? ¿“Estadísticas amañadas”: cuáles, dónde, cómo?

 

Gobernar es proyectar, legislar, distribuir la escasez entre necesidades infinitas. Dentro de la legalidad, según oportunidad y conveniencia, conforme planes. El FA ha superado comparativamente todas las expectativas.

Multiplicó el producto bruto interno, el ingreso familiar (desde que la mujer trabaja sólo cuenta la retribución del conjunto), la inversión (gracias a incentivos; si no, todo lo hubiera absorbido Brasil), la cobertura de salud, los convenios salariales, la protección a los trabajadores, la eficacia de ciertos servicios (DGI, BPS, ANP), la cobertura social, la formalización laboral, los mercados para nuestra producción. Bajó la pobreza. Eliminó la miseria. Dio electricidad e internet a todo el país. Está cambiando la matriz energética (regasificadora, etc.) y avanza en puerto de aguas profundas, por el país, el futuro y la región. Claro, queda mucho por hacer.       

La educación empezó a decaer  hace medio siglo y no se la ha podido sacar de la varadura. PLUNA, dio pérdidas desde su fundación; lo que no se sostiene, quiebra; nadie festejó como éxito lo reconocido públicamente como error de cálculo. López Mena, uruguayo legal, excluyente transportista náutico y aéreo nacional, fuerte inversor, naturalmente ayudó -o trató de ayudarse- en instancia clave.    

Toda violación de derechos humanos se investiga hasta sus últimas consecuencias.

 

Las quejas desde el poder (bancos, rurales, importadores, exportadores, medios de comunicación –gestores de ideología clasista-, son eso, y no “verdad oficial”.

¿No te gustó, el “duro rostro pastoral” de Tabaré “decretando que vamos bien”? A mí tampoco  –aunque es cierto: relativamente vamos bien.

Lo que fue, no será. El porvenir sembrado es magnífico. Se proyecta y se concreta con imaginación, sentido histórico y espíritu de grandeza. Los términos comparativos son la prueba del nueve.

 

La vida es conflicto. Al revés o al derecho, estamos obligados a decidir –aún con el silencio. Opinar integra la libertad de cada uno. “La verdad es siempre revolucionaria”.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 


Comments