Artículos‎ > ‎

Unidad nacional en pos de un proyecto país diferente Por Gonzalo De Toro*

publicado a la‎(s)‎ 19 may. 2011 16:29 por Semanario Voces



Nuestra posición sobre el proyecto de ley interpretativa.         Hace 26 años que los uruguayos vivimos, discutimos, y nos enfrentamos frente a lo que un principio fue el conocimiento de la verdad y procurar el máximo de justicia posible en función de los hechos generados por el terrorismo de estado en los años de la dictadura y en el gobierno anterior ( Pachecato).

La sociedad en todos estos años se ha dividido y le ha costado enormemente poder curar las heridas y los dolores, todavía va a permanecer por años esta situación, en la medida que aún perduran situaciones no resueltas.

Para la izquierda ha sido siempre un objetivo trascendente, el que se conozca la verdad y se haga justicia, en todos estos años hemos avanzado muchísimo en el conocimiento de la verdad, con los gobiernos frenteamplistas logramos avanzar en forma importante en la justicia, hoy los principales personeros de la dictadura, los principales representantes de la represión, la tortura, están presos y acusados por los crímenes cometidos.

Luego de los dos intentos de plebiscito y referéndum en que nuestro pueblo nos dijo que no, más allá de los errores cometidos, que también fueron señalados en su momento, se generó una contradicción muy difícil de salvar, dos  principios, o dos objetivos muy fuertes para nosotros se entrecruzaban generando una situación muy difícil de resolver: como Movimiento de Participación Popular siempre defendimos, impulsamos e impulsaremos la democracia directa, la participación del pueblo en las decisiones, “que el pueblo decida” y por otro la defensa de los derechos humanos, y el conocimiento de la verdad y la justicia.

En ese marco, la izquierda se encontraba y se encuentra frente a una crisis importante, crisis de unidad de acción, crisis de desarrollo, y además de la necesidad desde el gobierno, seguir trabajando Con la gente y para la gente.

Estas dificultades de visiones diferentes se vienen expresando desde hace tiempo, incluso con un reflejo también en la lucha y las movilizaciones por los derechos humanos, todos debemos recordar la lucha de consignas: verdad y justicia—Juicio y castigo. Estas dos visiones siguen presente en la sociedad uruguaya aunque  se manifiesten de diferente forma, y aun así siguen chocando en el conjunto de la sociedad.

Repito aquí no está en juego la lucha por eliminar desde nuestro marco jurídico ese mamarracho indigno que es la ley de la pretensión punitiva del estado o mas fácil Ley de Impunidad, y menos aún el apoyo a nuestro Presidente Mujica.

Nuestro pueblo desde su historia ha tenido entre sus costumbres más arraigadas, desde Artigas hasta aquí aquella frase pronunciada por el prócer de la patria, “clemencia para los vencidos” y luego en todos los enfrentamientos violentas que se dieron en nuestro país que fueron unos cuantos y también muy dolorosos se salió con la verdad, la justicia pero también con la reconciliación nacional, es decir tratando de unir a todos los sectores sociales detrás de un objetivo mayor, la unidad nacional en pos de un proyecto país diferente, hoy esto también lo tenemos planteado la izquierda está en un proceso de transformación importante de la sociedad, Uruguay hoy no es lo mismo que en 1985 y por supuesto que el  2005, y debemos decir también que los institutos militares tampoco son lo mismo hoy que hace 20 años atrás.

Esto quiere decir olvidar, no, quiere decir seguir procurando conocer la verdad, y que la justicia se comporte con esa igualdad que proclama pero que está lejos de alcanzarse.

Hemos definimos y reafirmamos que somos defensores de la voluntad popular, reconocemos en todo este proceso de la ley interpretativa los errores que hemos cometido, en el último plenario quedo demostrado las dudas que tenemos frente al camino elegido, seguimos pensando que debe buscarse el mismo fin, eliminar la ley de impunidad de nuestro sistema jurídico pero por otro camino, quizás no dimos esa lucha con la fuerza necesario, quizá no fuimos claros y convincentes en nuestro planteos, lo claro es que hoy no queda otra que asumir lo resuelto por nuestra fuerza política y prepararnos para el futuro, ojalá que estemos equivocados y nuestro pueblo, nuestro proyecto de país con la gente y para la gente toda, salga fortalecido y logremos saldar esta deuda con el pasado, y que logremos seguir avanzando en la construcción de la unidad nacional y una sociedad más justa para todos. La vida y los hechos futuros nos dirán.

*Diputado


Comments