Cultura‎ > ‎

Biblioteca de Pensamiento Crítico: La educación más allá del capital Por Isabel Sans

publicado a la‎(s)‎ 30 oct. 2012 1:59 por Semanario Voces
 

István Mészáros  (Budapest, Hungría, 1930) es profesor emérito en la Universidad de Sussex, Inglaterra. Opina que la educación debe ir unida a la tarea de creación de un orden nuevo y sustentable por parte de productores no alienados y asociados libremente[1].

 

Bajo el capital, es crucial asegurar que cada individuo adopte como propias las metas de reproducción objetivamente posibles del sistema. En otras palabras, en el sentido amplio del término educación, se trata de una cuestión de “internalización” por parte de los individuos … de la legitimidad de la posición que les fue atribuida en la jerarquía social, junto con sus expectativas “adecuadas” y las formas “correctas” de conducta estipuladas más o menos explícitamente en ese terreno. …

Las instituciones formales de la educación son sin duda una parte importante del sistema global de internalización, pero solo una parte. Ya sea que los individuos participen o no … en las instituciones formales de la educación, deben ser inducidos a una aceptación … de los principios reproductivos orientadores dominantes en la propia sociedad adecuados a su posición en el orden social, y a las tareas reproductivas que les han sido asignadas (p40). …

Al internalizar las presiones externas omnipresentes deben adoptar las perspectivas globales de la sociedad mercantilizada como incuestionables límites individuales a sus propias aspiraciones personales. Solo la más consciente de las acciones colectivas podrá liberarlos de esa situación grave y paralizante (p41). …

Las condiciones reales de la vida cotidiana pasan a estar teñidas del ethos capitalista, que somete a los individuos –como una cuestión de determinación estructural– al imperativo de adaptar sus aspiraciones a las exigencias correspondientes aunque no puedan escapar de la dura realidad de la esclavitud del salario (p76).  

Los individuos, en todas partes y todos los días, se empapan de los valores de la sociedad mercantilista de manera automática. Así, la sociedad capitalista posee un sistema sumamente arraigado de educación continua y al mismo tiempo de adoctrinamiento permanente, incluso cuando el adoctrinamiento omnipresente no parece ser tal, porque la ideología dominante “internalizada por consenso” lo trata como un sistema positivo de creencias de la “sociedad libre” establecida, compartido legítima e inobjetablemente. …

El significado más profundo de la educación continua del orden establecido es la imposición arbitraria de la creencia en la inalterabilidad absoluta de las determinaciones estructurales fundamentales (p77-78). …

Tenemos que reivindicar una educación plena para toda la vida, para que sea posible poner en cuestión su parte formal, a fin de instituir, también allí, una reforma radical. Esto no puede realizarse sin cuestionar las actuales formas dominantes de internalización, fuertemente consolidadas a favor del capital por el propio sistema educativo formal.

De hecho, tal como están las cosas hoy, la función principal de la educación formal es … inducir un conformismo generalizado en determinados modos de internalización, de manera de subordinarlos a las exigencias del orden establecido. …

Necesitamos, entonces, de manera urgente, una actividad de “contrainternalización” coherente y sustentada que no se agote en la negación –aunque esto sea necesario como una fase en esta tarea– y que defina sus objetivos fundamentales en términos de la creación de una alternativa amplia concretamente sustentable (p51). …

Vivimos bajo condiciones de alienación deshumanizante y de una subversión fetichista del estado real de las cosas dentro de la conciencia … porque el capital no puede ejercer sus funciones sociales metabólicas de reproducción ampliada de ninguna otra forma.

Cambiar esas condiciones exige una intervención consciente de todos los dominios y en todos los niveles de nuestra existencia individual y social. Es posible superar la alienación con una reestructuración radical de nuestras condiciones de existencia establecidas mucho tiempo atrás y, por consiguiente, de “toda nuestra manera de ser” (p55). …

La intervención consciente necesaria en el proceso histórico, que ha asumido la tarea de superar la alienación por medio de un nuevo metabolismo social de los “productores libremente asociados”, como acción estratégicamente sustentada, no puede ser solo una cuestión de negación, no importa cuán radical sea. Pues, desde la perspectiva de Marx, todas las formas de negación permanecen condicionadas por el objeto de su negación (p56). 

Esta nueva tarea involucra simultáneamente el cambio cualitativo de las condiciones objetivas de reproducción de la sociedad, en el sentido de reconquistar el control total del capital mismo … y la transformación progresiva de la conciencia en respuesta a las condiciones necesariamente cambiantes.

De esta forma, el papel de la educación es soberano, tanto para la elaboración de estrategias apropiadas y adecuadas para cambiar las condiciones objetivas de reproducción, como para la autotransformación consciente de los individuos llamados a concretar la creación de un orden social metabólico radicalmente diferente. Esto es lo que se quiere decir con la llamada “sociedad de productores libremente asociados” (p60). …

La educación más allá del capital aspira a un orden social cualitativamente diferente. Ahora no solo es factible lanzarse por el camino que nos conduzca a ese orden, sino que también es necesario y urgente. Pues las incorregibles determinaciones destructivas del orden social existente vuelven imperioso contraponer a los irreconciliables antagonismos estructurales del sistema capitalista una alternativa concreta y sustentable para la regulación de la reproducción metabólica social, si queremos garantizar las condiciones elementales de la supervivencia humana. …

La sustentabilidad equivale al control consciente del proceso de reproducción metabólica social por parte de productores libremente asociados (p66-67). … Lo que está en juego aquí no es simplemente la deficiencia contingente de los recursos económicos disponibles … sino la inevitable deficiencia estructural de un sistema que opera a través de sus círculos viciosos de desperdicio y escasez.

Es imposible romper ese círculo vicioso sin una intervención efectiva en la educación, que sea capaz, simultáneamente, de establecer prioridades y de definir las necesidades reales mediante la plena y libre deliberación de los individuos involucrados. …

La “autoeducación de los iguales” y la “autogestión del orden social reproductivo” no pueden separarse la una de la otra. La “autogestión –de los productores asociados libremente– de las funciones vitales del proceso metabólico social es un emprendimiento progresivo (p69).

 

[1] La educación más allá del capital. 2008. Buenos Aires: Siglo XXI/CLACSO.



 

Comments