Cultura‎ > ‎

CÁMARAS…EN LAS CÁMARAS por Cristina Morán

publicado a la‎(s)‎ 10 may. 2014 14:55 por Semanario Voces

          

Puede parecer un juego de palabras, pero no lo es. Me estoy refiriendo a las cámaras de televisión dentro de las cámaras (alta y baja) del recinto parlamentario.

Desde que aparecieron los equipos de video-tape portátil  estuvieron allí registrando lo que ocurría en el Senado o en la Cámara de Representantes, en el ambulatorio, en el despacho de los elegidos por voto popular,  en las barras y siempre buscando información para llevar al público telespectador.

El 26 de junio de 1973 estuvimos por última vez en el Palacio de las Leyes con una cámara de televisión, para regresar el primero de marzo de 1984 tomados del brazo de la recuperada democracia la que nos fue arrebatada por años largos y oscuros

Era la asunción del Dr. Julio María Sanguinetti en su primer mandato llevando como vice al Dr. Enrique Tarigo, el de la encendida lucha por el NO desde su semanario “Opinar”.

La historia, nuestra historia democrática, siguió su ruta y asumió el Dr. Luis Alberto Lacalle seguido nuevamente por el Dr. Sanguinetti quien dejó paso al Dr. Jorge Batlle y este al Dr. Tabaré Vázquez, y el Dr. Vázquez al actual Don José Mujica.

Cualquiera de ellos tiene un gran entrenamiento en el manejo de su imagen, de sus gestos, de sus voces. Quizá algún profesional de la televisión tendría que verse en esos espejos, pero eso es harina de otro costal. Sigamos en el tema.

Hubo un tiempo en que Canal 5 (hoy TN) dirigido por Sonia Brescia transmitía en forma directa algunas de las más interesantes interpelaciones. Eso nos permitía escuchar discursos inteligentes (no todos y  no siempre), preguntas profundas (no todas y no siempre) respuestas rápidas pero pensadas (no todas y no siempre) y ver las expresiones del interpelante y las reacciones del interpelado.

Pero como todo lo que es bueno termina pronto, estas transmisiones llegaron a su fin sin mediar explicación y solo los  informativos (centrales y no centrales) informan sobre lo que ocurre en las Cámaras. Entonces los que pretendemos estar atentos al acontecer diario nos “prendemos” a los noticieros y solemos descubrir cositas que nos sorprenden.

La semana anterior encontramos, una vez más, al Canciller Almagro dando explicaciones sobre la posible llegada de los presos de Guantánamo que, según lo que nos dicen, nunca fueron sometidos a juicio y nunca vieron un abogado.

Algo de lo dicho por el Canciller provocó una respuesta fuerte del Senador Lacalle acompañada por la endurecida expresión del rostro.

Pero la cámara de televisión quedó en el y registró su giro a la izquierda (perdón, me refiero al giro de su cuerpo) y hacia sus compañeros de bancada con un gesto llamativo: puño cerrado, brazo  en alto bajado rápidamente y gesto distendido y complacido. Se vio nuevamente en el informativo del 10 el viernes 2 de mayo.

No pude darme cuenta si estaba emulando al “yes” de los estadounidenses o…bueno, no sé. Lo que sí sé, es que si bien esto no creo que merezca grandes elucubraciones, me trajo a la memoria otros hechos nada felices provocados por cámaras no apagadas a  tiempo o micrófonos abiertos.

La privacidad pública, está perdida. Televisión, celulares, cámaras de fotos pequeñas (cada día más) están atentas a los personajes conocidos de distintas actividades para sorprenderlos cuando ellos menos lo piensan. Solo hay que estar atentos. Pero muy atentos.

Hasta la próxima.

Que seas feliz.

 

 

 

 

  


Comments