Cultura‎ > ‎

CINE JAPONES

publicado a la‎(s)‎ 16 sept. 2011 11:27 por Semanario Voces
 

 

 

En 1921, Uruguay y Japón establecieron relaciones diplomáticas. La fecha se conmemora con varias actividades de las que forma  parte la muestra de cine que comenzó el pasado lunes en Sala Cinemateca y que está integrada por una serie de películas que constituyen un adecuado resumen de la producción nipona contemporánea. La muestra arrancó con Always (1985) de Takashi Yamazaki y Waterboys (2001) de Shinobu Yaguchi, ya exhibidas. El jueves 8 va Swing Girls  (2004) de Shinobu Yaguchi, una comedia dramática, musical y juvenil con protagonistas son dinámicos y fotogénicos, y una banda sonora contagiosa, y las notas de un saxo acompañan los momentos culminantes.

El viernes irá Amor y honor (2006) de Yoji Yamada, sobre un  joven samurái ciego y con tendencias suicidas, el apoyo de su esposa, y una historia en ambiente de época con elementos de romance y drama.  El sábado se verá 5 centímetros por segundo (2007) de Makoto Shinkai, un vistazo multilateral a una serie de experiencias humanas, en un film de animación en clave realista (en lugar de la ciencia ficción habitualmente practicada por su director). El título alude a la velocidad de caída de los pétalos de sakura, metáfora de la condición humana.

El domingo se exhibe El samurai del crepúsculo (2002) de Yoji Yamada, historia de un guerrero retirado que  vuelve a regañadientes a la acción para enfrentar a un espadachín invencible. Film de samurái “revisionista” (el equivalente de Los imperdonables en el western, se ha dicho. El lunes va La hoja oculta (2005), otra historia de samurai de Yamada.

El ciclo culmina con otra animación para adultos, La tumba de las luciérnagas (1988) de Isao Takahata, sobre la lucha de dos niños japoneses durante la Segunda Guerra Mundial contra el hambre y la muerte.

Lo que podríamos llamar “relaciones cinematográficas” entre Uruguay y Japón  tiene menos década que las diplomáticas. Aproximadamente seis, desde que Rashomon de Akira Kurosawa triunfó en Venecia, y otros cineastas como Teinosuké Kinugasa, Kenji Mizoguchi o Kon Ichikawa (y las películas de Godzilla y continuaciones) fueron conocidas en el Río de la Plata. Curiosamente, otro maestro como Yazujiro Ozu tardó más en llegar. Más cerca, el cine japonés ha sido menos visto (para no decir que más bien no se lo ve) en las salas comerciales donde Hollywood domina.

La Cinemateca ha cubierto en parte el bache a través de festivales y de muestras como ésta. Aquí hay ocho películas realizadas (con una excepción) en los últimos diez años, y de alguna manera un abanico de géneros, estilos y tendencias que hacen el cine japonés de hoy. Desde la clásica historia de samurái hasta la comedia moderna y el musical, pasando por brillantes animaciones, el cine japonés ha entrado con fuerza en el siglo XXI. Esta selección de títulos (que llegan gracias al apoyo de la Embajada de Japón en el Uruguay) lo comprueba.

Hasta el 13 de setiembre.

Sala Cinemateca –Lorenzo Carnelli 1311-

Entradas: $90; socios de Cinemateca no abonan entrada.

www.cinemateca.org.uy

 

Comments