Cultura‎ > ‎

COCTELERA DE SUPERHÉROES. por amilcar Nochetti

publicado a la‎(s)‎ 5 may. 2012 14:27 por Semanario Voces
 

Los vengadores

(The Avengers), USA, 2012. Dirección: Joss Whedon. Libreto del mismo y Zak Penn basados en cómic de Stan Lee y Jack Kirby. Fotografía: Seamus McGarvey. Música: Alan Silvestri. Con: Robert Downey Jr., Chris Evans, Clark Gregg, Chris Hemsworth, Tom Hiddleston, Samuel L. Jackson, Scarlett Johansson, Gwyneth Paltrow, Jeremy Renner, Mark Ruffalo, Stellan Skarsgard, Jerzy Skolimowski, Cobey Smulders, Harry Dean Stanton. Estreno: 27 de abril. Calificación: Aceptable.

 

     El cómic no es mi especialidad, pero leí en varias publicaciones que hasta hace pocos años los fanáticos de las sagas de Marvel consideraban Los vengadores como material intransferible al cine. El fracaso de las dos versiones de Hulk parecía darles la razón, pero la aparición en 2008 de Iron Man cambió las cosas radicalmente, y generó lo que ahora puede catalogarse como una verdadera fiebre hollywoodense por la traslación de estas historias a la pantalla. A veces con buena fortuna, otras no. En esta nueva ocasión la apuesta de Marvel vuela alto, ya que reúne a seis notorios superhéroes (Iron Man, Hulk, Capitán América, Thor, Black Widow, Hawkeye) para conseguir con ellos un rendimiento de taquilla acorde a las expectativas. Sin haberse lanzado en USA (mañana es su estreno), a nivel mundial el film ya está dando excelentes resultados comerciales.

     La historia es lo de casi siempre, y es lo de menos. Ante la amenaza de una invasión alienígena encabezada por el dios Loki (Tom Hiddleston), una organización secreta de inteligencia liderada por Samuel L. Jackson llamada Escudo (Shield) reúne media docena de héroes de acción para defender el planeta. A la película le cuesta un poco encender los motores. Durante un rato amenaza con empantanarse en la presentación de cada uno de los seis personajes, más todos los que vienen en el “paquete”: en ese tramo sobran diálogos técnicos innecesariamente específicos (¿a alguien que vaya a ver Los vengadores le importan ciertos detalles sobre protones, átomos y física cuántica?), hay un desubicado protagonismo inicial de Iron Man (esta debía ser una película con él, no de él) y el falso 3D de un producto filmado en 2D se revela innecesario. Todo eso va dejando en el espectador la sensación de que cantidad no significa más calidad.

     Sin embargo, todo cambia en la hora final: allí el libreto se ajusta, Iron Man termina por ensamblarse al equipo, se saca muy buen partido del personaje de Hulk, los efectos especiales son de primer nivel y la película despide un sano aroma de vieja matinée. Es cierto que hay cosas que molestan hasta el final: el infumable chauvinismo del Capitán América, o esa megalomanía tan hollywoodense de inventar catástrofes e invasiones que casi nunca les ocurren, aunque siempre sean ellos quienes las exportan a cualquier punto del planeta. Es verdad que el objetivo de un producto como Los vengadores es divertir, pero por debajo del chiste y la aventura el mensaje subliminal persiste: es bueno admitir de una vez por todas que la vieja afirmación por la cual Norteamérica pelea por todos nosotros es falsa y, a fuerza de mil repeticiones, casi inmoral. Pero la segunda mitad del film está tan bien hecha que no da para enojarse demasiado. Los vengadores es una matinée como las de antes, las de los cines de barrio, nada más que ahora cuesta una millonada y deja un superávit sideral. La coctelera de superhéroes promete tener larga vida.        

Comments