Cultura‎ > ‎

COMEDIA CON INEXPLICABLES PREMIACIONES.

publicado a la‎(s)‎ 6 jul. 2011 16:18 por Semanario Voces
 

 

 

Un feriado particular

(Pranzo di Ferragosto), Italia, 2008. Dirección y libreto: Gianni Di Gregorio. Fotografía: Gian Enrico Bianchi. Música: Ratchev & Carratello. Con: Gianni Di Gregorio, Valeria De Franciscis, Marina Cacciotti, María Calì, Grazia Cesarini Sforza. Estreno: 24 de junio. Calificación: Regular.  

 

     Tres premios en Venecia, dos en Bratislava, un David de Donatello, un galardón en Londres y el Premio de la Crítica Italiana permitían esperar Un feriado particular con gran dosis de interés. El film cuenta la historia de un cincuentón jubilado y cargado de deudas que vive con su madre. Como no puede pagar el alquiler acepta un trato con el dueño del inmueble, para que mientras éste se va al campo con una joven amante, el protagonista cuide a su mamá y a una tía que cae llovida del cielo. Las cosas comienzan a complicarse para Gianni cuando su propia madre se siente mal y debe llamar a un médico amigo, que a cambio de la consulta también le pide que cuide a su madre mientras él está de guardia en el hospital. El resto es previsible: al principio las ancianas no congenian, pero luego terminan haciéndose inseparables, complicando la vida de Gianni y convirtiendo ese feriado de mediados de agosto en una forma del calvario.

     Un feriado particular resulta una enorme desilusión. La película ha sido vendida (y muchos críticos suscriben la idea) como “el retorno a la mejor tradición de la comedia italiana”. Honestamente: vi muchas comedias de los años 60-70, historias inolvidables pobladas con personajes humildes pero honrados, a los que todo les salía mal. Piensen en Dino Risi, Mario Monicelli o Ettore Scola: ellos hacían reír al público hasta que el patetismo de las situaciones congelaba las sonrisas, convocando a una  reflexión sobre lo visto. En este film claramente autobiográfico del director, libretista y actor Gianni Di Gregorio no hay nada de eso. Si bien de a ratos la historia divierte por su leve apunte costumbrista, su eficaz empleo del bajo presupuesto y el gracioso amateurismo de las cuatro ancianas (en especial de la nonagenaria Valeria De Franciscis como la madre de Gianni), el resultado obtenido parece más bien el que puede lograr un estudiante de cine. Pero Di Gregorio tiene 59 años.

     No me explico qué puede haber visto Matteo Garrone (director de Gomorra) para producir un film donde el guión es apenas una anécdota y las situaciones nunca llegan al absurdo, sino que se reiteran hasta el cansancio. Nada original, todo superficial, como en un film casero hecho entre amigos para divertirse y punto. Hay mucha cámara en mano y unos cuantos planos-secuencia: todos dejan constancia que Di Gregorio sabe filmar, pero la mayoría lucen ajenos al espíritu que la película parece perseguir. Y si divierte algo es porque casi todos alguna vez pasamos por una situación similar, pero eso no significa que acá haya un drama, una sátira o profundidad narrativa. Casi todo luce improvisado, pero no “a la John Cassavetes” como también se ha señalado, porque aquí no hay expresión de sentimientos reprimidos ni crítica social. Lo que hay es una idea graciosa, pero con eso no se construye una buena película.                

Comments