Cultura‎ > ‎

CULMINÓ CON ÉXITO EL FESTIVAL DE CINE DE PUNTA DEL ESTE. por Amilcar Nochetti

publicado a la‎(s)‎ 28 mar. 2011 5:29 por Semanario Voces


Los números suelen llamar a engaño, aunque la matemática sea una ciencia exacta. Este mes se celebraron sesenta años del primer Festival de Cine de Punta del Este, y sin embargo los eventos realizados hasta la fecha tan sólo han sido catorce. La explicación del desfasaje numérico la brinda la tormentosa historia del Festival, oportunamente reseñada. Otro número engañoso tiene que ver con el público: 7.000 espectadores asistieron al evento, con lo cual se constata un aumento del 40% respecto al año pasado. Para los veteranos esa cifra quizás sea minúscula, porque con ella solían colmarse en un solo día las salas del Censa o del Plaza. Eran otros tiempos, claro, y debe reconocerse que la gestión emprendida por la Intendencia fernandina ha sido muy eficiente. Los organizadores no exageran al declarar que el público fue el gran protagonista del evento. Para quienes hemos frecuentado el Festival fue una sorpresa ver más de un tercio del Cantegril ocupado a las 16 horas. Eso en Punta del Este parecía imposible, este año fue una realidad y quizás la explicación haya que buscarla en el momento exacto en que fue llevado a cabo este emprendimiento, cuando la temporada está a punto de expirar y la península no tiene mucha variedad de espectáculos para ofrecer al turista rezagado o al habitante de la zona. Era un riesgo a asumir, se publicitó el acontecimiento con eficacia y la gente respondió. Sembrar para cosechar, así debe ser.

     ¿Y el cine? Los cuadros adjuntos hablan por sí mismos de una parte del espectro. La fiesta no fue glamorosa (al fin y al cabo, ¿por qué y para qué debía serlo?), pero los famosos no escasearon y el público, por una vez, no rechazó la decisión de los críticos, “esos quejosos”, al decir de un colega. Del material exhibido había 18 películas compitiendo por el Premio Mauricio Litman, otorgado por el Jurado Fipresci. Todos títulos iberoamericanos. Un vistazo general permite decir que el panorama no parece demasiado alentador. Una constante del cine iberoamericano es la indudable capacidad técnica y estética de sus responsables: ya no se rueda cine precario por esta zona del mundo. La otra constante es la habitual falta de contenidos relevantes en las propuestas, con el abuso de un minimalismo que está de moda, pero no termina de convencer. Los nuevos Bresson, Ozu o Antonioni no habitan la comarca de habla hispano-portuguesa.

     Así y todo hubo excepciones, comenzando por la película ganadora, el espléndido documental Diario de una búsqueda, donde la realizadora Flávia Castro investiga la muerte de su padre, activista político que perdió la vida en confusas circunstancias, ya caída la dictadura. El film lleva a cabo la pesquisa con tesón, y Castro no se deja llevar por pasiones ni sentimentalismos: un film sobre los derechos humanos que, por una vez, no mercadea con un tema doloroso. No fue el único documental valioso en competencia, porque allí también estuvo José y Pilar, bello y sensible acercamiento a la relación del escritor José Saramago con su compañera de tres décadas, la periodista Pilar del Río. Un escalón más abajo se ubicó La Churona, film de interés antropológico sobre el accidentado peregrinaje de una Virgen, cuyos fieles desean instalar una réplica para los exilados ecuatorianos en España.

     El cine de ficción tuvo un punto alto en el drama intimista La vida de los peces, una propuesta inteligente con un libreto ajustado y personajes muy bien definidos. También deben destacarse La mirada invisible, densa historia de represiones ubicada en los años de las Malvinas, con visibles puntos de contacto con La profesora de piano de Michael Haneke; Zona sur, dura crítica a la alta sociedad de La Paz, con excesos de manierismo en el manejo de la cámara; Contracorriente, que puso en el tapete el homosexualismo masculino en un ámbito social agreste, el de los pescadores de un puertito perdido de Perú; y un par de sólidos ejemplos de cine comercial brasileño (Tropa de élite 2 y Boca do Lixo). Lo demás navegó en la medianía, con una decepción fuerte en El vuelco del cangrejo, que venía con premios y mucha alharaca. Fuera de competencia marcó presencia la notable Pan negro de Agustí Villaronga, duro retrato de la Cataluña rural en los años del franquismo triunfante, que debería interesar a los exhibidores locales: un film como ese no debe dejar de estrenarse.                     

      

Recuadro: LOS PREMIOS.

 

Premio Mauricio Litman: Diario de una búsqueda (Brasil) de Flávia Castro.

Mención a la mejor ficción: La vida de los peces (Chile) de Matías Bizé.

Mención a la actriz revelación: Prakriti Maduro por “Habana Eva” de Fina Torres.

Premio del público: Tropa de élite 2 (Brasil) de José Padilha.

 

Premio Work in Progress: Tres de Pablo Stoll (U$S 8.000 concedidos por el ICAU). Asimismo el jurado otorgó un premio consistente en servicios de posproducción de imagen, brindado por Sylicone Paris, al proyecto Hospi de Gerardo Castelli. El ICAU cubrirá los gastos de pasaje y estadía en Francia del realizador de dicho proyecto, como complemento del premio. Tres y Hospi han quedado automáticamente seleccionados, además, para participar en el próximo DocMontevideo, a celebrarse en julio de 2011.  

 

Recuadro: LOS VISITANTES.

 

Un centenar de invitados entre intérpretes, realizadores, productores, prensa nacional e internacional, autoridades, jurados y representantes del sector audiovisual de la región se dieron cita en Punta del Este del 13 al 20 de marzo. Los más notorios:

Matías Bizé, realizador de “La vida de los peces”.

María Cristina Carrillo, realizadora de “La Churona”.

Flávia Castro, realizadora de “Diario de una búsqueda”.

Lito Cruz, actor de “La campana”.

Pablo Fernández-Eduardo Piñero-Alejandro Pi, realizadores de “Reus”.

Flávio Frederico, realizador de “Boca do Lixo”.

Ciro Guerra, realizador de “Los viajes del viento”.

Diego Lerman, realizador de “La mirada invisible”.

Edu Lombardo, cantante protagonista de “Edu Pitufo Lombardo: 30 años de música”.

Verónica Llinás, intérprete de “Cerro Bayo”.

Prakriti Maduro, intérprete de “Habana Eva”.

Laia Marull, coprotagonista de “Pan negro”.

Nora Navas, protagonista de “Pan negro”.

Jorge Nolasco, protagonista de “La campana”.

Nahuel Pérez Biscayart, intérprete de “Cerro Bayo”.

André Ramiro, actor de “Tropa de élite 2”.

Sandro Rocha, actor de “Tropa de élite 2”.

Eduardo Russo, periodista, integrante argentino del Jurado Fipresci.

Marcos Santuario, periodista, integrante brasileño del Jurado Fipresci.

Pablo Stoll, realizador en proceso de filmación de “Tres”.

Flávio Tambellini, realizador de “Malu de bicicleta”.

Andrés Varela, productor de “Mundialito”.

Julieta Zylberberg, protagonista de “La mirada invisible”.


Comments