Cultura‎ > ‎

DEPORTE CON ESTILO PROPIO Por Carlos Roca Dutra

publicado a la‎(s)‎ 21 feb. 2012 14:18 por Semanario Voces

 

 

LA CRUDA REALIDAD DEL FUTURO BASQUETBOL URUGUAYO

 

 
Quienes vivimos algunos momentos de gloria del basquetbol uruguayo  y lo amamos profundamente vemos con sincera preocupación el futuro de este deporte tan caro para los uruguayos.

A pesar de que hay algunos jugadores de gran talento y de una edad mediana en este momento como Esteban Batista (28) en Turquía, Leandro García Morales (31) en Venezuela, Martin Osimani (30) en Argentina, y Gustavo "Panchi" Barrera (26) y Mauricio "Pica" Aguiar (29), a pesar de tener talento y posibilidades deportivas, estos jugadores con los que completarán el plantel han tenido problemas de convivencia, las relaciones entre dos o tres de estos jugadores distan de ser buenas y hay relaciones rotas de futuro. Además hubo comportamientos poco profesionales comprobados en un torneo de toda América en Mar del plata, Argentina, en 2011 del entonces capitán de la selección , Esteban Batista, confirmados por periodistas, dirigentes, cuerpo técnico, etc, lo que  acarreará la desvinculación de Batista de la selecciona nacional -es el único pivot desnivelante-, y del seleccionador nacional hasta ese torneo, Gerardo Jauri, blando en esa circunstancia.

Hay nuevo gerente deportivo en la F.U.B.B.(Federacion  Uruguaya de Basquetbol), el Sr. Alberto Espasandín, antiguo seleccionador nacional con posterior pasaje por Mexico, y se dice que cambiaría a Jauri, siendo los principales candidatos Pablo López, hoy DT de Malvín o Federico Camiña quien dirige a Olimpia, buenos entrenadores, con poca experiencia internacional, pero aún así, qué podrán hacer sin su principal estrella, el pivot (Batista) que ha sido el único uruguayo que pisó canchas de la inaccesible N.B.A (National Basketball Association). Es claro que la relación entre Esteban Batista y la F:U:B:B está deteriorada, igual que con el presidente de dicha federación, el Dr Luis "Ney" Castillo.

Otro jugador que ha declarado que mientras este Castillo de presidente no juega por Uruguay es Jayson Granger (22) quien hace años juega en Estudiantes de Madrid, en la ACB  española.

Esto nos deja solamente con solo 4 muy buenos jugadores, Leandro García Morales, Martín Osimani, Mauricio Aguiar , estos 3 en los treinta años, y Gustavo Barrera, dependiendo también del cansancio de los dos primeros  quienes ya en alguna oportunidad no han jugado o han llegado tarde a las selecciones debido a problemas físicos y/o por priorizar sus campañas profesionales en otros países por sobre la selección, que no paga sueldos sino viáticos muy magros a diferencia de los excelentes contratos que se logran en el exterior.

Los demás son jugadores de rol y nunca van a ser figuras de selecciones nacionales, a saber: los bases Fernando Martínez, Juan Cambón, Santiago Vidal, los ayudas Joaquin Izubejeres, Juan Pablo Silveira, Ivan Lloriente, Joaquin Osimani, Emilio Taboada, los aleros Sebastian Vázquez, Martin Aguilera, Federico Alvarez, Hernando Cáceres , Federico Haller,  y los pivots Gastón Paez, Nicolás Borselino, Sebastian Izaguirre, Emiliano Bastón y el nacionalizado Reque Newsome, de grandes actuaciones en su club en lo local, pero de mediocres desempeños en lo internacional, tanto en Malvín como en la selección nacional.

Cuando se vayan de la selección o se retiren los Batista, Osimani, García Morales, Barrera y Aguiar como figuras preponderantes de la celeste, solo veo dos jugadores con posibilidades de tomar la posta de ser  referentes y anotadores confiables para un futuro cercano y ellos son dos perlas del baloncesto uruguayo, Mathias Calfani (20), pivot de 2.04, con un talento enorme y que hasta el fin de la liga 2011 parecía una auténtica estrella, y hoy presenta un manto de dudas debido a varios problemas físicos y a una baja en sus prestaciones para su club Biguá, y Bruno Fitipaldo (20), el base sin el cual Malvín no hubiera salido campeón de la última liga que ante las constantes lesiones del titular Fernando Martínez demostró su clase, y sin sus triples en momentos cruciales la historia pudo haber sido otra. Pero Bruno también muestra un bajón grande en lo que va de la liga 2011-12 y ambos presentan símbolos de interrogación al mismo tiempo que presentan la única promesa de futuro para nuestro deporte de la canasta.

El grave problema que se avizora es el de la falta de recambio dadas las magras señales que nos envían los campeonatos locales; cada vez hay menos calidad en los jugadores jóvenes.

Tal es así que tanto en liga uruguaya como en el torneo metropolitano o el DTA ( EX tercera división), cada vez se ven menos jugadores jóvenes que prometan un futuro mejor y hay poquísimos jugadores mayores de cierto nivel. Esto ha determinado que los dirigentes hayan decidido ya desde el año pasado tener solo 4 fichas de mayores de 23, una menor de 25 y  2 fichas de extranjeros. Los planteles son completados  con fichas menores de 23 o sea sub 23.

Tal es la falta de talento, que hay muchos equipos que ni siquiera han ocupado las 4 fichas mayores optando por tener muchos jugadores jóvenes del club apostando a un futuro lejano.

Tan magra es la situación que se habla de votar un tercer extranjero para la liga uruguaya 2012-13, estando esto a estudio de los dirigentes. Pero esto también es un problema, dado que los clubes se equivocan y pasan varios extranjeros por club, gastándose pasajes, alojamientos, comidas, comisiones de los contratistas, etc., no acertando casi nunca con el extranjero que sea el apropiado, como muestra un informe de urubasket.com que detalla los constantes cambios realizados por todos los clubes. Pudiendo tener solo 2 vean cuantos han tenido que recambiar. Un total de 88 extranjeros han desfilado en lo que va de la Liga Uruguaya, que se inició con 26 equipos, divididos en tres zonas o que da un promedio de 3.4 por club. De esos extranjeros cinco de ellos jugaron en el clasificatorio de Capital y luego en equipos del interior en la Súper Liga. Los dos equipos que trajeron más extranjeros fueron Biguá y Guruyu Waston: 7 cada uno. El que menos trajo fue Remeros de Mercedes con uno.

 

 

Los únicos dos equipos que han apostado fuerte han sido Malvín y Hebraica y Macabi, que han gastado muchísimo dinero. Por ejemplo Malvín tiene 4 extranjeros, dos nacionalizados (Newsome y Blanckson), además de Jeffries y Myles  en lo local. Y como campeón uruguayo cuando jugo liga sudamericana llego a tener 5 porque sumó al pivot  Frost (la reglamentación lo permitía), y a pesar de tener 5 foráneos perdió con Obras Sanitarias 89 a 59 y con un equipo brasileño por 7, pero luego de ir perdiendo por 25 en el primer tiempo se acercó recién al final cuando los norteños aflojaron dando por segura la victoria.

En definitiva el basquetbol que tanto queremos está en el CTI. ¿Cómo salvarlo? La única forma es que el gobierno de turno apoye dándose cuenta que el deporte es salud y aparta a los jóvenes de la calle y de los vicios que ella conlleva.

 

 

 

 

Comments