Cultura‎ > ‎

ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS ¡Volvieron las peleas a la televisión! Por Matías Rótulo

publicado a la‎(s)‎ 27 may. 2011 16:00 por Semanario Voces



La semana pasada regresaron los gritos, los insultos, los participantes que quieren sobresalir una vez en su vida levantando la voz y acusando de cualquier cosa a su contrario frente a miles de personas que miran televisión. Un programa que fue saturado por el rating. No estoy hablando de Bailando por un Sueño. ¡Regresaron las transmisiones desde el Parlamento!


En un tema tan importante como el futuro de la Ley de Caducidad, Canal 5 (Televisión Nacional), retomó una vieja práctica: transmitir los debates parlamentarios. Lamentablemente –según se nos dice desde el canal estatal-, será por única vez. Valoraciones políticas al margen, los uruguayos no podremos ver qué es lo que piensan nuestros representantes sobre los temas de importancia para el país, pues sería imposible que todos lleguemos a las barras del Parlamento. Por otro lado, el efecto de las cámaras del jueves pasado (y del tema tratado) provocó que algunos legisladores que muchas veces ni siquiera se los ve en sus despachos del Palacio Legislativo (en el edificio anexo) hicieran un triunfal acto de presencia y argumentación tanto a favor como en contra de la norma discutida. Lo que más lamenta este columnista es que no va a poder ver al conductor del programa (ya sé que fue una sesión de la Cámara de Diputados, pero como salió en televisión…) Luis Alberto Lacalle Pou desenvolviéndose en su función. Fue un ejemplo de Presidente. Por momentos hasta pensé que sería bueno que Lacalle condujera “Bailando por un Sueño”, micrófono y mate en la mano, saludando “buenaz nochez América”, y poniendo orden en el programa de televisión que tiene a un hombre de bigotito y galera,  un jurado que aplica las “zetas” de una manera más exageradas que Lacalle Pou (ahí se puede dar un problema de egos entre conductor y jurado), y un montón de “bailarines” famosos que bailan igual que algunos legisladores queriendo argumentar su posición. Lacalle Pou dirigió, marcó la cancha, hizo que Daysi no gritara (lo cual es un logro siempre y cuando la diputada no saque su lista de intimidades reveladas sobre el vocabulario de sus colegas legisladoras), y les dijo a sus compañeros del Partido Nacional que hicieran silencio y que “es igual para todos” cuando los blancos querían arremeter como Aparicio en su caballo contra un tipo de poncho colorado. ¿A usted no le pasa que a Lacalle Pou, por momentos uno no lo puede dejar de ver como el hijo de don Luis Alberto? Se me venía esa imagen a  la memoria. La imagen de la campaña de 1989 con el después Presidente rodeado de su familia y el ahora diputado Presidente de la Cámara (su hijo), al lado de su padre siendo un botija. La imagen se me venía cada vez que Lacalle Pou tocaba el timbre de alerta que como un juguete aplicaba ni bien volaba una mosca por el recinto democrático. Era como un nene que tenía un chiche de poder al lado de la mano.

No se necesitaron tetas

La gran función que ejerció Lacalle Pou (de verdad me pareció buena), se pudo ver gracias a una maratónica transmisión del canal estatal.  El diario La República informó el domingo que la transmisión superó el rating de los canales privados. La gente eligió cambiar un par de senos en otros canales por un par de enredaderas en la cabeza de Ivone Passada. Cambió unos cuantos insultos directos, por unos cuantos insultos indirectos basados en recuerdos políticos y leyes votadas y no votadas por sus contrarios. El público prefirió no ver la cara de “yo no sé lo que pasa acá, soy inocente de todo”, de Tinelli mientras un bailarín quería pegarle a un jurado, por Lacalle Pou ordenando las intervenciones, modulando el debate y apretando el timbre que tenía pegado al dedo. Todo porque Canal 5 lo transmitió con una gran calidad y sin HD, porque el tema era (y es) realmente importante para la nación, porque la gente no tiene muchas oportunidades de ver lo que pasa dentro del Parlamento una vez que vota a los legisladores, y por último, porque siempre es bienvenida la diversidad en los medios de comunicación. En años anteriores, Canal 5 ya hizo experiencia en las transmisiones legislativas, práctica que lamentablemente quedó por el camino. La actual Presidencia de la Cámara de Diputados realizó gestiones que no llevaron a un buen puerto para que se repita la experiencia. La intención es que las sesiones sean transmitidas por Internet, según fue informado desde el Parlamento. Ojalá que los uruguayos, en tiempos de comunicaciones tan rápidas y directas, podamos ver qué se dice, y qué se vota en nuestro Parlamento.

matiasrotulo@gmail.com


Comments