Cultura‎ > ‎

Esa caja boba que nos trata como idiotas: ¿Qué es lo peor de "Gran Hermano"? (I)Por Matías Rótulo

publicado a la‎(s)‎ 7 mar. 2011 8:42 por Semanario Voces

Todo columnista de televisión que pretenda ser medianamente serio tiene que hacer tres cosas: 1) Escribir en Búsqueda 2) Si uno no escribe en Búsqueda, que por lo menos lo citen en ese semanario en las frases de la semana y 3) decir que "Gran Hermano" es una porquería de programa que lo único que hace es comernos el cerebro al mostrarnos a 19 inútiles haciendo nada.

 

 Como yo ni escribo en Búsqueda, ni me citan en las frases de la semana, y no digo que Gran Hermano es todo lo que dije anteriormente, acá estoy, mirando Gran Hermano, babeando de la emoción. Un babeo que incluye un poco de salsa de frutilla que acompaña el helado que se suma a mi atenta observación de la "Gala de Nominación" de un viernes.

Mientras disfruto el programa, voy a desmitificar la idea aquella de que uno cuando piensa no mira televisión, y que cuando miramos la televisión no pensamos. Yo sí pienso. Pensé en forma de pregunta:

"¿Qué es lo peor de Gran Hermano?" ¿Será que 19 personas desconocidas entre sí, y desconocidas para nosotros se metan dentro de una casa llena de cámaras de televisión para que acá afuera los miremos convivir como un experimento de laboratorio? No creo que sea lo peor, ya que si digo que es “lo peor”, caería en un desgastado lugar común.

¿Lo peor será que 19 personas se sometan a tres meses de encierro persiguiendo la ambiciosa suma de 400 mil pesos argentinos, perdiendo su intimidad para siempre, mostrando su más absoluta decadencia, y entregándose a críticas infundadas, pasándola mal, y después terminar perdiendo el primer lugar y por ende el premio ya que la guita es para un participante? ¿Lo peor será que en la mayoría de los casos, los participantes desaparecen para siempre de los medios (inclusive aunque gane el premio)? ¿O que los ganadores reaparecen años más tarde en los medios con tapas de revista que titulan "La terrible historia del triunfado de Gran Hermano que ahora mendiga por las calles de Córdoba"? No creo que sea lo más terrible, ya que sino estaría diciendo que los televidentes que miran el programa son colaboradores de este proyecto de destrucción masiva de neuronas de participantes de un programa televisivo. ¿Lo más terrible será que el conductor de Gran Hermano dijo años atrás que era un programa "nazi"? Eso no es terrible, es un acto propio de Jorge Rial. ¿Será entonces lo malo que en este nuevo Gran Hermano todos pensamos que el asunto pasa por jugar y simplemente jugar? Resulta que a partir de ahora, o partir de Gran Hermano 2011, somos todos estrategas de juego. Entre los participantes, alguno bien podría estar a la altura de Napoleón antes de comenzar a ver helicópteros cuando ni siquiera existían helicópteros.

 

No llores, es un juego

Resulta que en Gran Hermano se cuestiona a las personas por expresar sentimientos. Quienes están en la periferia de la casa mirándolos a los de adentro jugar, llámese conductores, comentaristas, periodistas, y con ellos el público, no pueden creer que una persona se sienta “traicionada” por otra persona en un juego. ¿No era que Gran Hermano era la vida misma? Resulta que Cristian, uno de los participantes, logra incidir directamente en la cabeza de los demás participantes.

Arma estrategias, juega de una forma admirada por el público exterior que le da todo su apoyo, pero que dentro de la casa es absolutamente aislado, odiado, y temido. Cuando es aislado no es bajo una estrategia pensada del juego de los contrarios a Cristian, sino porque les duele el manejo que hace y que incide en la persona afectada. Otros participantes (porque un juego donde se valora la estrategia personal suele ser jugado por equipos que se arman espontáneamente, pues no dejan de ser personas que aunque jueguen tienden naturalmente a vivir en sociedad), se cambian de bando y eso es visto como una "horrible –y lógica- traición", lo cual general -lógicamente-, dolor en los participantes traicionados. Acá afuera discutimos, y no entendemos, cómo un juego que se trata de las relaciones entre las personas, pueden dar lugar a que las personas se expresen de tal forma que revelen que sienten cosas (odio, angustia, etc.) por las acciones de otras personas. ¿Pero eso es lo peor de Gran Hermano? Como aún no sé que es lo peor de Gran Hermano, les contaré la semana que viene lo que yo creo que es lo peor de Gran Hermano. Están nominados a leer la columna el próximo jueves, o serán expulsados de la casa.

 

 

 

Comments