Cultura‎ > ‎

ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS Algo contigoPor Matías Rótulo

publicado a la‎(s)‎ 3 ago. 2011 8:04 por Semanario Voces
 

 

 

¿Qué tiene conmigo Luis Alberto Carballo? Un programa de televisión muy divertido y diferente. Generando constantemente contenidos educativos, culturales, pensado para un público que se forme crítica y conceptualmente. Esa la “Santa Misa”. El programa de Carballo es todo lo contrario.

 

En Voces festejamos la existencia del programa de Luis Alberto Carballo. Festejamos también cuando salió “Pepe Coloquios”. Después dejamos sólo al director del Semanario ( y autor del libro). No festejamos más, y hasta nos mostramos enojados con él, ya que nos veíamos venir una horda de militantes frenteamplistas, liderados por Alberto Silva, todos con una bombilla entre los dientes y disparándonos mates a la altura de la cabeza. De la misma forma, nadie reconoce ni aquí, y seguramente tampoco usted, que sigue a diario “Algo contigo”. ¿Por qué? Por el tonto prejuicio sobre mirar un programa ya no de chimentos argentinos, sino que también hurga (como yo me hurgo la nariz o el obligo mientras disfruto de Carballo y su programa) en los chimentos de la farándula uruguaya. Si será importante el programa de Carballo, que nos plantea el debate sobre la existencia (o no) de una farándula uruguaya. Planteo entonces: ¿Existe una farándula uruguaya? ¿Al “Pelado” Cáceres, le dicen pelado en relación al video que apareció del vestuario uruguayo donde el futbolista estaba  absolutamente desnudo mientras Forlán besaba la copa? Planteadas estas dos preguntas, yo me pregunto también ¿El tic nervioso que tiene Carballo de arreglarse el cuello de la camisa se debe a que estudió tanto a Jorge Rial (que tiene el mismo tic), para imitarlo tanto como imita a Olmedo? ¿Admira más a Olmedo o a Rial? Carballo es un gran parodista. Ya escribí en columnas anteriores que su pasaje por el parodismo engalanó (uso un término muy repetido en programas como “Bailando por un sueño” para darle tono popular a mi columna), al Carnaval uruguayo. De parodista, pasó a periodista, así como muchos periodistas por momentos parecemos grandes parodistas (y me incluyo).

Doblemente entretenido

Su pasado de conductor de programa infantil vestido de "Charoná", y conductor de programas de entretenimientos, no tiene nada que ver con su presente. Su doble presente. Carballo entretiene e informa al público sobre aquello que el público ya se había informado el día anterior con Rial en Canal 10 y con Canosa en Canal 4, y sobre lo que se informó en los programas matinales de la televisión privada. Carballo retoma los temas de actualidad generados en la televisión argentina y eso lo hace hoy es un referente del espectáculo desde Villa García a Casabó. Le da ese toque “uruguayo” a la farándula argentina. Es la diferencia que se siente al comer una torta frita hecha en La Boca a una fritada en Capurro. Carballo es doblemente entretenido porque festejamos (los televidentes) sus chistes referidos a mariquitas (pero no son discriminatorios, porque son de Carballo), y los insultos que dispara contra sus enemigos. Pero también es aprovechado en Canal 4, que apuesta a ser una empresa posmoderna donde la comodidad del trabajador y su distracción para mejorar el producto es una constante. Carballo divierte así a sus compañeros con su clásica galería de chistes internos que nosotros intentamos comprender para reírnos con él.

Si antes se decía que teníamos al programa de Rial como un peso cultural negativo que nos afectaba como nación al punto de mirarlo cada tarde disfrutando del espectáculo de la vida ajena y “famosa”,  ahora contamos con la versión uruguaya en “Algo contigo” para trasladar a nuestra exclusiva “cultura” diferente, lo que menos nos gusta.  Una cultura que se llamaba “educada” a diferencia de “otras”, y tanto así que toleramos la diversidad que nos deja el traslado de una parte de la cultura de Argentina que intenta borrar con los gritos e insultos el rico patrimonio cultural que va de Sarmiento a Borges, de Arlt a Cortázar, para mencionar a algunos referentes culturales de la literatura. Hay público para todo y eso es cierto. Pues todo lo que el público recibe es lo que proclaman canales como Monte Carlo, en nombre del entretenimiento. Luis Alberto Carballo es el representante de esa televisión que nos dice que es necesaria la “diversidad”, aunque la diversidad últimamente se concentra en una sola temática, la del chimento y la frivolidad. Carballo es un parodista de la realidad, pues nos hace pensar  que la realidad pasa por los temas que discute. Pues es él mismo quién se cree su propia parodia, contradictoria, con un lenguaje carnavalesco y levantado la bandera de lo popular, como si la educación y la cultura no se merecieran serlo.

matiasrotulo@gmail.com

 

Comments