Cultura‎ > ‎

ESA CAJA BOBA QUE NOS TRATA COMO IDIOTAS Por Matías Rótulo

publicado a la‎(s)‎ 26 jun. 2011 14:13 por Semanario Voces
 

 

Todo el mundo tiene

El nuevo programa de televisión de Canal 10 nos muestra bien “yoruguas”, orientales, celestes carajo, charrúas, rioplatenses, montevideanos, y por eso es lindo verlo, para saber lo que somos capaces de hacer por un poco de independencia cultural.

 

Si hay algo que nos gusta a los uruguayos es decir que somos uruguayos. Mostrarnos uruguayos, odiarnos por ser uruguayos y tratar de pensar como un europeo o estadounidense la mayor cantidad del tiempo posible: porque somos uruguayos (nunca argentinos, menos brasileros, y mucho, mucho menos “latinos, chico” como los venezolano, peruanos o nicaragüenses). Al “ser uruguayos” somos nosotros tratando de imponer en nuestro cerebro lo de “ser uruguayos”. Históricamente estuvimos del lado de los dominados, peleando por la independencia de los dominantes: independencias surgidas del pensamiento europeo. En otros lares sudamericanos, la lucha era contra la imposición cultural en contra del dominio. A lo largo de la historia, haciendo un salto abrupto en ella, pasamos del intento independentista logrado gracias a la intervención europea, a plantearnos si Zaira Nara es mala por ser argentina o Forlán es bueno por ser uruguayo. ¿Por qué? Porque somos diferentes. Porque tenemos el tambor que nos late en el pecho, la murga que nos pinta la cara, la cumbia que nos mueve las patas, el mate que nos quema la lengua, el dulce de leche que nos engorda las tripas, y Gardel que nunca escuchamos pero que bien daríamos nuestra vida ya no sólo porque hubiera nacido en Tacuarembó sino porque el avión se hubiera caído en el jardín mismo de nuestra casa. También la tenemos a Natalia Oreiro haciendo la nueva propaganda de Anda donde revela que no es, ni quiere ser socia de la cooperativa al decir “Anda tiene miles de socios, y yo, que se los cuento”, poniendo una pausa en “yo” que nos haría pensar en que ella está afiliada pero que en realidad es una trampa publicitaria terrible de una uruguaya que no debería ser uruguaya por esa traición al país. En fin, ya que estoy enojado con los antipatriotas que no defienden nuestras instituciones (y de paso menciono al senador Eduardo Lorier que no deja de hablar bien de Cuba demostrando que además de comunista es pro Cuba, lo que le quita lugar en su ser al pro uruguayo), ahora sí me referiré al nuevo programa de Canal 10. Se trata de un encuentro de amigos en un bar: ojo, no es un encuentro de amigos como “Polémica en el Bar”, programa asquerosamente argentino, o como el que llegó a conducir Cacho de la Cruz (otro argentino), donde los protagonistas se reunían alrededor de una mesa a comer asado. Tampoco es como el programa de amigos reunidos en un bar conducido por Jorge Baillo en VTV (ese canal debe estar financiado por algún extranjero). Nada de eso, este es un programa diferente. Es un programa “URUGUAYO”. Nuestro. Donde todos hablan a la vez (como cualquier reunión de uruguayos en pedo), cuentan historias de lo que más le gusta al uruguayo promedio: el carnaval, la murga, el candombe y el fútbol. Invitan a músicos y ahí mismo se ponen a cantar canciones del repertorio tradicional.

Sábados fatales

Carla Lorenzo (entre tantos hombres, hablando como hombres, en un espacio propio de hombres debe haber una mujer para demostrar que no existe el machismo), Fabián “Fata” Delgado, Marcelo Fernández, “Bananita” González, y Marzio Moreira nos dejan la pantalla una cantidad de buen humor, música, diversión… Perdón, estaba transcribiendo el texto que Humberto de Vargas debería leer para la promoción del programa sabatino. ¡Qué alegría que nos da tener un programa así en la televisión uruguaya! Porque si con algo podíamos combatir a la mediocridad extranjera (nótese que soy bien patriota y que amo mi país como nadie pues no pagaré mis impuestos pero quédese tranquilo que sufrí mucho cuando la mano de Suárez en el Mundial), es con nuestra propia mediocridad. Cuidado, una mediocridad que se puede musicalizar de fondo con el “Himno a Mi Bandera”, o con la nueva canción de la fábrica de chorizos alentando a la celeste en todos los ritmos y que tanto nos hace emocionar cada vez que la vemos. ¿Cómo no se les ocurrió hacer antes un programa de televisión bien nacional, pero nacional hasta las médula que trate de lo nacional, que tenga el nombre de una canción nacional (de Tabaré Cardozo, artista 100% nacional), y que reproduzca lo que el ciudadano nacional promedio más ama hacer: reunirse con amigos, comer un asadito y cantar canciones de Araca la Cana? Yo no voy a reunirme más con mis amigos porque ahora tengo el programa de Canal 10. Tengo esa desenfadada improvisación constante de mucha música, de cinco tipos cantando, alegrándose con lo que viven allí y transmitiéndome a mí, que estoy del otro lado del televisor las ganas locas locas, pero muy locas, de irme al boliche con mis compadres a sentirme nativo de este suelo.

 

matiasrotulo@gmail.com

 

Comments