Cultura‎ > ‎

ESA CAJA BOBAS QUE NOS TRATA COMO IDIOTA Por Matías Rótulo

publicado a la‎(s)‎ 9 sept. 2011 9:04 por Semanario Voces
 

 

 

La Receta Perfecta de Xime

 

Cometí un error. No supe distinguir la verdadera esencia del programa de Ximena Torres “La Receta Perfecta”. Dado que asumo mis fallas hice una pequeña cronología de los hechos anexando partes de mi diario íntimo, reconstruyendo algunas charlas telefónicas y mostrando ciertos fragmentos de la columna que no salió, ni saldrá.

 

 

 

Miércoles 24; 8:00 horas. Hoy sale Voces. La gente se prepara para salir a bailar. Volvió Berch Rupenian a la televisión. Hoy tendrá su programa de los recuerdos ¡Eso si es nostalgia!  En otras épocas la gente que hacía algo malo no se aparecía nunca más por la calle de la vergüenza que le daba. Parece que Berch no tiene vergüenza, o sólo recuerda la música de los 60 y 70 y no lo que él mismo hizo o no hizo: pagar alguna cuentita que otra.

 

9:00 horas. Me llaman dos personas para criticarme la columna de hoy miércoles 24 de agosto. Resulta que escribí que el programa de Claudia y Karina “Jungla Mágica” sirve para que los niños le miren a Claudia sus senos. Pido disculpas. Me arrepiento de todo lo dicho al respecto.

 

Jueves 25; 9:00 horas. Como tengo algo de tiempo libre y me quedé pensando sobre la crítica que me hicieron ayer, me voy a redimir. No voy a hacer referencia a “Jungla Mágica” pero sí voy a pensar en escribir sobre otro programa infantil que actualmente es un gran éxito en la televisión: “La Cocina Perfecta” que se emite por Canal 12.

 

Viernes 26; 19:00 horas. Mirando los programas grabados que tengo de “La Cocina Perfecta” (me gustan tanto que los grabo) me pregunto ¿Por qué un programa infantil hace comidas que en realidad sólo las puede hacer un adulto en su hogar? ¿No será muy ambicioso?

 

Sábado 27; 15:00 horas. Empiezo a armar la columna y escribo: “La Receta Perfecta que emite Canal 12 es un gran programa de televisión. Lo conduce Ximena, cocinera de ´Día Perfecto´. Realiza una gran labor, aunque lo único criticable es que tenga esa manía de hablarles a los niños como si fueran estúpidos. Les dice todo el tiempo ´esto queda deli´. Repite ‘deli, deli’ cada un minuto. Mira la cámara, abre la boca para mostrar una sonrisa que acompaña con una sonora risa similar a la de una niña de 12 años, o de una animadora infantil algo podrida de lidiar con niños de 4. Ximena está acompañada de dos muñecos que seguramente los hizo Víctor, ya que todos los muñecos son obra de Víctor”.

 

10:30. Releo la columna. Tengo una duda: ¿Ximena no será un muñeco creado por Víctor? Habla como muñeco, se mueve como tal, y por momentos parece no tener mucho poder de decisión. Me arrepiento y no escribo lo que pienso ya que puede ser agraviante. Los muñecos se pueden sentir mal.

 

Domingo 28; 6:00 horas. Me despierta mi Tía Yeya. Me llama desde Mercedes. Me pregunta lo mismo de siempre “¿Cómo está el día en Montevideo?”, “Acá está frío” me dice como una novedad. Me pregunta por Gonzalo Perera. Mi tía ama a Gonzalo Perera. Le explico por cuarta vez que Perera no escribe más en Voces. Me dijo que compró el Semanario y le pregunté qué le pareció mi columna. Me dijo que no la lee nunca al igual que mi madre y mi hermana que sólo leen a Perera en La República. Mi tía Yeya compra Voces para hacer asado. Me pregunta de qué voy a escribir en la semana. Le contesto que de “La Receta Perfecta”. Me dice “esa chica es un plato” y agrega “parece medio tonta, pero cocina bien”. Le digo que “no parece medio tonta”, hace un programa para niños que les enseña a Cocinar. Me pregunta “¿Por qué decís que hace un programa para niños” y le leo otra parte de mi columna que tenía impresa al lado de la cama, en la mesa de luz: “El programa para niños de Ximena no deja de motivar a los espectadores a hacer ´recetas divertidas´ y ´que sorprenda a tus amigos´. Recetas ´deli´, y ´re divertidas´. Estábamos pidiendo un programa para niños que piense en los niños, que le plantee cosas que ellos entiendan y los entusiasme. Es un programa para niños top, ya que las recetas a veces son algo inaccesibles para el bolsillo de las madres y padres de clase media. Pero de todas formas, no le vamos a pedir a un programa infantil que plantee la lucha de clases”.

Mi tía hace un silencio. Me dice lo mismo de siempre: “boludo”. Me corta el teléfono.

 

16:00 horas. Suena el teléfono. Es mi tía Yeya de nuevo. Me explica que el programa de Ximena no es un programa para niños. Me corta. Suena de nuevo. Me vuelve a insultar y de paso insulta a mi madre, su hermana. Mi tía recuerda algún problema de novios robados entre ellas en Mercedes allá por los sesenta.

 

 

19:00 horas. Mi tía, más tranquila me llama de nuevo. Le explico que el “programita” (hablo en diminutivito como Ximenita), está dedicado a los niños ya que si una conductora pone cara de madre recién parida mirando a su hijo morderse el dedo, dialoga con tres muñecos poco graciosos, y cuando se despide alza su mano derecha levantando y bajando sus deditos al tiempo que mueve su cabeza para el costado con una sonrisa enorme, eso no es más que todo lo que compone un programa infantil.

 

21:00 horas. Tengo que replantear mi columna. Me doy cuenta de mi error. Resulta que es un programa para adultos.  Parece mentira pero lo es. Mi tía tiene razón. Suena el teléfono. Es el director de Voces, me reclama la columna. Le explico que no la tengo. También menciona a mi querida madre al lado de un insulto.

 

matiasrotulo@gmail.com

 

Comments