Cultura‎ > ‎

Fútbol y escena: comienzan los entrenamientos en El Galpón por Leonardo Flamia

publicado a la‎(s)‎ 10 abr. 2017 15:10 por Semanario Voces


 

A mediados de Febrero estuvo en Montevideo el director brasileño Fernando Yamamoto. Durante los diez días que estuvo en nuestra ciudad, además de ir al Velódromo a ver carnaval, realizó talleres con parte del elenco de El Galpón con el objetivo de empezar a trabajar en un espectáculo inspirado en el libro Fútbol a Sol y Sombra de Eduardo Galeano.

 


Yamamoto es director de la Compañía Clowns de Shakespeare en Natal, Nordeste de Brasil, de la que es co-fundador con César Ferrario. Investigador teatral, actor y profesor de teatro, se graduó en Arquitectura y Educación Teatral en la Universidad Federal de Río Grande do Norte. No es la primera vez que visitaba Montevideo, ya que estuvo hace cuatro años, cuando Montevideo era Capital Iberoamericana de la Cultura, presentando Su excelencia Ricardo III, inspirado en Shakespeare. Con su compañía aprovecharon aquella visita para ponerse en contacto con El Galpón, ya que, en palabras del director: “Nosotros escuchamos hablar de El Galpón durante mucho tiempo, la gente de teatro de Brasil conoce la historia de El Galpón, y entonces, antes de llegar, les escribimos para decirles que nos gustaría conocerlos y ellos ya por mail fueron muy generosos, y nos invitaron para que cuando estuviéramos aquí conociéramos el espacio. Lo hicimos, fuimos, los conocimos, y ellos fueron a ver la obra, y de ahí nos quedamos en contacto. Dos o tres años después nos invitaron para hacer una obra en conjunto y ahí postulamos a Iberescena hasta que lo logramos”.

Yamamoto estuvo trabajando en El Galpón junto con Diogo Spinelli (Director asistente) y Paula Queiroz (Directora de actores) en una primera parte del proceso, para conocer al grupo y elegir a los actores que van a participar de la obra. Consultados sobre cómo surge la idea de trabajar en torno al fútbol Yamamoto nos cuenta: “la idea fue de El Galpón, a Diogo y Paula no tanto, pero a mi me encanta el fútbol, soy un corinthiano muy fanático, entonces estar aquí en Uruguay, que nos gusta muchísimo, trabajar con un grupo de la tradición de El Galpón, Galeano y fútbol es un cuarteto perfecto”.

 

En Uruguay es muy difícil saber lo que pasa teatralmente en Brasil y en otros países de Latinoamérica, salvo lo que pasa en Buenos Aires, se conocen más autores contemporáneos europeos o norteamericanos que de otras partes de América Latina ¿Cómo es para ustedes?

 

Yamamoto: Pasa más o menos lo mismo en Brasil, creo que nosotros somos muy eurocéntricos, en todo, no solo en teatro, y siempre estamos de espaldas a Hispanoamérica. Pero creo que hay un movimiento para cambiar eso, en especial con nuestro grupo hace como tres o cuatro años que estamos en una investigación sobre Latinoamérica, sobre dramaturgos latinoamericanos, tenemos una obra inspirada en El libro de los abrazos de Galeano... Porque la verdad es que no tenemos la tradición europea, porque somos un continente muy nuevo, pero ya tenemos una tradición y estamos construyendo una tradición. Aquí tenemos a El Galpón, como también existen muchos grupos de Latinoamérica, tantos maestros, de tanto valor como los de Europa. Para nosotros este proyecto tiene esta relación también con esta preocupación, porque pensamos que la cuestión de la lengua es casi como una excusa, porque nos logramos comprender

 

Spinelli: Si hacemos obras de otros países en Brasil difícilmente van a ser en portugués ¿Y cual es la diferencia con que sean de America Latina o de otras partes del mundo?

 

Yamamoto: Claro, porque de Rusia llegan obras

 

¿Cómo está planificado el trabajo?

 

Yamamoto: Vinimos diez días, básicamente para conocer el grupo y que ellos nos conocieran trabajando. Hicimos un taller con veinte de los actores para seleccionar nueve que van a la escena, y bueno, fue el comienzo. Arrancamos con el tema, que está inspirado en Galeano pero no solo, tenemos mucho de otros autores de Brasil y de otras partes sobre el fútbol, y empezamos a investigar eso escénicamente. Porque la creación escénica y dramatúrgica va a ser en la sala de ensayo, no tenemos una obra dramatúrgica antes, vamos probando, intentando, y ahí la escena y la dramaturgia van a ser creada juntas. Y Federico (Guerra), que va a hacer el trabajo de dramaturgia, está muy entusiasmado con esta idea, porque es una manera diferente de crear a lo que él está acostumbrado. Entonces estos encuentros fueron para crear esta primera célula de la obra, y a partir de ahí volveremos en junio

 

¿Y cómo sigue el proceso acá?

 

Spinelli: En este período quedamos en contacto, tenemos tareas para los actores, que escriban algo, aunque Federico es el dramaturgo la creación actoral va a ser importante para la obra. Empezamos el taller con un disparador ¿Cual es tu relación con el fútbol? Entonces cada actor respondió a eso escénicamente, y para eso tiene que haber dramaturgia también. Y así hay más tareas para que todos estemos en contacto con la obra imaginaria en este período.

 

La música es la expresión artística más característica del continente, es interesante que hayan pensado en eso y que se ejecute en vivo.

 

Yamamoto: Si, ese fue un aspecto que le interesó muchísimo al Galpón, porque siempre trabajamos mucho con música y cuando ellos nos invitaron para hacer esta obra también querían trabajar la música como lo hacemos nosotros, con los actores cantando y tocando, con esa idea de la música no solamente como un adorno sino viendo la función dramatúrgica que puede tener.

 

¿Cuáles son las perspectivas sobre el trabajo?

 

Yamamoto: Estamos muy contentos, este primer encuentro fue muy fuerte, y la idea es realmente ver qué pasa en el encuentro, no es imponer nuestra manera de trabajar, que nosotros traemos algo y ellos lo hacen, no, la idea es encontrar un camino de intercambio. Y pienso que tenemos un material humano y temático muy potente, estamos con una expectativa muy alta.

 

La obra, que aún busca título, se estrenará en el marco del Festival Internacional De Artes Escénicas y será en la Sala Atahualpa, en la segunda mitad del año.

 

 


Comments