Cultura‎ > ‎

La vida como burla triste por Leonardo Flamia

publicado a la‎(s)‎ 19 mar. 2011 14:16 por Semanario Voces



“Pienso que la vida es una burla triste, porque llevamos en nosotros, sin saber cómo, ni por qué, la necesidad de engañarnos sin cesar con la creación espontánea de una realidad (una para cada uno y nunca la misma para todos), realidad que, de tanto en tanto, se revela como vana e ilusoria. Aquel que ha comprendido el juego, no vuelve a engañarse; pero el que no vuelve a engañarse ya no obtiene gusto ni placer por la vida…

Mi arte tiene una compasión mordaz por aquellos que se engañan; pero tal compasión no puede sino provocar una burla contra el destino, que condena al hombre al engaño. He ahí, en pocas palabras, la razón de la amargura que preside mi arte, y también mi vida.”

Estas palabras de Pirandello ya justifican el título de este espectáculo de Franklin Rodríguez: Engaños. Otras obras como Así es, si les parece o El hombre, la bestia y la virtud podrían perfectamente ilustrar la concepción vital de Pirandello, esa concepción relativista y escéptica que ve al hombre que cree como a un feliz ingenuo al que hay que compadecer, y al que engaña como a un amargo triunfador en la vida social, sin que haya una tercera opción.

Este espectáculo parte de dos obras cortas de Pirandello: La tinaja (1917) y Cecé (1920), pero Rodríguez no se limita a montar las obras una detrás de otra. En primer lugar coloca a los cuatro actores a la vista del público desde el inicio y estos en tanto personajes van a contarles a los otros sus historias de engaños y desengaños, de esta forma el director potencia lo pirandelliano del espectáculo filtrando algún aspecto de lo metateatral que desarrollaría el autor italiano más adelante en su carrera. Pero además modifica la estructura de las obras, cambiando el desarrollo temporal y haciendo que, por ejemplo, La tinaja comience más adelante que en el original e intercalando flashbacks que nos van poniendo al día del “engaño” de turno. La actualización del lenguaje es otro acierto de la versión, los personajes hablan como nosotros y esto es fundamental para atrapar la atención del espectador, dado el tipo de obra. El último acierto respecto a lo formal, desde nuestro punto de vista claro, es el colocar en primer lugar a La tinaja, la historia “dramática”, y en segundo lugar a Cecé, la “comedia”, puntualizando los temas éticos pero dejando que el público se vaya con una sonrisa de la sala El Bardo (con nuevas y cómodas butacas que se agradecen).

Se destacan las actuaciones de Canto y Büsch, los dos actores que participan de ambas historias, y lo que sí es dable anotar es que las situaciones se desarrollan de forma más convincente (se ve a los actores más seguros) en la segunda parte de la obra, la “comedia”, justamente la especialidad del director.

 

Engaños. Autor: Luigi Pirandello. Versión y dirección: Franklin Rodríguez. Elenco: Alejandro Büsch, Fernando Canto, María Filippi y Lucía Sommer.

Funciones: viernes 21:30. Sala El Bardo de Espacio Teatro (Mercedes 865). Entradas: $ 200.

 


Comments