Editoriales‎ > ‎

LA UNIVERSIDAD EN SU LABERINTO

publicado a la‎(s)‎ 29 mar. 2017 16:35 por Semanario Voces


Por estos días hubo discusión por tema cupos a nivel universitario.

Algunas voces se alzaron contra la limitación en algunas carreras.

La vaca sagrada del libre acceso a la UdelaR no se puede tocar.

¡Universidad para todos! Aúllan los defensores del ingreso irrestricto

Pero mirando con profundidad, ¿es esa la realidad  actual?

Algunos dicen que hay  cien mil estudiantes universitarios hoy,         

y muestran con orgullo que se duplicó el egreso anual: son seis mil.

Otros argumentan como ejemplo del éxito de la Universidad pública

que más del 50% de la matricula son los primeros de su familia.

Veamos cifras del ingreso de este año en algunas facultades.

Entraron dos mil quinientos estudiantes a la Facultad de Medicina

En Sicología hubo dos mil cien nuevos ingresos, doscientos en  

Ciencias Económicas y ochocientos en Facultad de Veterinaria

 Y acá comienzan las interrogantes: ¿La UdelaR puede atenderlos?

¿Salones y equipamiento? ¿Quiénes les darán clase?

¿Hay profesores calificados? ¿Capacidades académicas?

¿Más estudiantes no graduados contratados como grado 1?

¿Es la forma de enseñar adecuadamente una profesión?

¿Es solo un tema de dar como se reclama más presupuesto?

¿Cuántos se reciben en cada carrera por año?

¿Cuánto le cuestan al país los que no se reciben?

¿Por qué todos tenemos que financiar un sistema tan ineficiente?

¿El país necesita dos mil quinientos  médicos por año?

¿Está bien gastar en formar dos mil cien sicólogos por año?

¿Tendrán trabajo o la UdelaR  los forma para que se vayan?

¿O se frustrarían luego por no poder trabajar en su profesión?

El sistema actual: ¿a quienes termina favoreciendo?

¿Quiénes se gradúan?  ¿De qué clases sociales son?

¿Quiénes quedaron frustrados por el camino universitario?

¿No somos hipócritas al decir  que todos pueden estudiar?

Son muchas las preguntas,  y muy pocas las respuestas.

¿No es hora de que la UdelaR discuta a fondo estos temas?

¿O vamos a seguir escondiendo la cabeza como el avestruz?

 

Comments